MVC
- 1 de octubre de 2014 -
English Português
Evangelio
Meditación
Archivo
Subsidios
Quienes somos
Enlaces
Ticker
Comparta NE
Escríbanos
Ayude a NE



Otros recursos:

Exhortación apostólica post-sinodal del Papa Benedicto XVI "Sacramentum caritatis"

Conferencia de L.F. Figari en el Congreso Mundial de Movimientos Eclesiales (texto resumido-versión oral)

Encíclica del Papa Benedicto XVI "Deus caritas est"

Mensaje final del Sínodo de los Obispos sobre la Eucaristía

Entrevista al Fundador del Movimiento de Vida Cristiana sobre el Sinodo

Noticias de la Familia Sodálite

Noticias del Fundador de Movimiento de Vida Cristiana

Noticias del Sodalicio de Vida Cristiana

¡Gratis! Tema alusivo a Noticias Eclesiales para tu pocket pc

Descargue Gratis libro electrónico con la Carta Encíclica Ecclesia de Eucaristía

Carta Encíclica Ecclesia de Eucaristía del Papa Juan Pablo II

Descargue Gratis devocionario mariano "Con María en Oración"

Haga de ésta su Página Inicial

Este site publica también en formato RSS

 

- Búsqueda -

Otros titulares

¿Fue Santo Tomás de Aquino un materialista?
2 de Enero

Fiesta de la Sagrada Familia: Cristo quiso pertenecer a una familia que experimento el exilio para que nadie se sienta excluido de la cercanía amorosa de Dios
1 de Enero

Tres jóvenes del Sodalitium Christianae Vitae recibieron en Maipú las primeras órdenes camino al sacerdocio
29 de Diciembre

Papa Francisco: La Iglesia , que es santa, no es sólo de los “puros”: está abierta a los más lejanos
2 de Octubre

La Iglesia no son solo los sacerdotes, recuerda Papa Francisco
12 de Setiembre

Papa invita a seguir rezando por la paz
10 de Setiembre

Papa renueva urgente llamado por la paz
4 de Setiembre

No tengan «miedo de atravesar la puerta de la fe en Jesús», dice Papa Francisco
26 de Agosto

Papa pide paz y reconciliación para Egipto
21 de Agosto

“No podemos ser cristianos a ratos", recuerda Papa Francisco
19 de Agosto

María está siempre con nosotros, recuerda Papa Francisco
15 de Agosto

Papa invita a vivir el deporte como un "don de Dios"
13 de Agosto

El amor de Dios es el verdadero tesoro del hombre, recuerda Papa Francisco
11 de Agosto

"Cuida la vida, vale la pena": Papa envía mensaje a católicos de Inglaterra por Jornada por la vida
17 de Julio

 
 

Glow: ¿a favor de la concepción?

Miami, (NE – eclesiales.org) Cuando hay multitud de campañas orquestadas internacionalmente contra la concepción, ha llamado la atención que una empresa surgida en plena era digital busque facilitar la concepción de niños. Se trata de Glow (resplandor) un app para los productos de la compañía Apple. Con el patrocinio de Max Levchin se ha lanzado un app que es descrito como una ayuda para la concepción.

Levchin es cofundador de la empresa PayPal y de la compañía de juegos Slide. Con el lanzamiento de Glow parecería que Levchin se inclina a favorecer los métodos naturales de la concepción. Frente a ideologías controlistas que han logrado crear una fuerte corriente en la reducción de la natalidad, las voces de alarma sobre lo que eso estaba significando en la merma de la población de los países europeos parece que habrían captado algunos oídos de avanzada.

Con su aplicación Glow, Levchin parece querer ayudar a las mujeres que están tratando de quedar embarazadas, muchas veces sin éxito. Ante las primeras noticias que produjeron entusiasmo en los círculos pro familia y naturalistas se fue desvelando el misterio. Se trata de una empresa que tras sofisticados análisis busca proveer a las mujeres que desean tener hijos con un medio tecnológico basado en las teorías naturales de los ritmos y otros factores. Los métodos naturales son los únicos que la doctrina de la Iglesia Católica describe como moralmente permisibles. Con la sofisticación tecnológica Glow puede ayudar dar a conocer cuando una mujer está en su momento más fértil y por lo tanto más propicia para concebir. En esto no habría nada moralmente objetable. Los métodos naturales ofrecen una eficacia cercana al 95 %. Ello tal vez podría mejorar con Glow.

Este producto ofrecido como rastreador fertilidad es totalmente gratuito. Pide a las mujeres interesadas ingresar datos muy detallados sobre sus ciclos menstruales y los síntomas que los rodean para ayudar a predecir su nivel exacto de fertilidad cada día.

Glow ha levantado ya más de Glow de $ 6 millones en financiamiento. ¿Esto despierta más de una interrogante? ¿Tanto dinero interesado inocentemente en la fertilidad de la mujer?

A cambio del servicio que ofrece Glow, ¿qué reciben sus promotores? Pues una invalorable fuente de información personal para comenzar, además de base diaria. Glow utiliza aprendizaje automático para analizar anónimamente 9 a 15 puntos de datos por día de los usuarios con el objetivo de ofrecer recomendaciones más precisas para todos los que usan la aplicación. La información detallada aunque se dice que anónima es de un alto valor comercial. Se crean perfiles del estado de estrés, la edad, la ubicación, los viajes, alimentos y nutrición, productos. La compañía realiza con Glow un ensayo para métodos más eficaces de recopilación de datos y si todo les sale bien pretenden avanzar hacia otros dispositivos, tales como termómetros, balanzas y similares. Hoy en día la información es poder y dinero, como se ve en las redes sociales exitosas y en los buscadores de internet.

Allí no queda todo. Glow busca crear un fondo de ayuda a las parejas que ensayando los métodos naturales no logran la concepción de hijos. Y en tal sentido las mujeres pagan por los tratamientos de fertilidad, en una cuenta llamada Glow Primera. Las personas que decidan participar pagan $ 50 por mes durante 10 meses. Los que no se concibe de forma natural después de 10 meses obtendrán cierta cantidad, más de $ 500 para emplear en cualquier método, aunque vaya contra la moral que enseña la Iglesia, para engendrar un hijo. Levchin ha donado personalmente un millón de dólares para el fondo.

Glow no es una empresa filantrópica. Glow es una empresa que busca hacer mucho dinero con la necesidad de tener hijos de mujeres que tienen problemas para concebir. Huang y Levchin, los copatronizadores, apuestan que las mujeres en tal situación estarán dispuestas a contar cuanto les sucede. Las beta testers han estado por demás cooperativas para registrar información no sólo acerca de su ciclo y otros factores, sino todo tipo de información personal y privada.

¿Fue Santo Tomás de Aquino un materialista?

(NE – eclesiales.org - Florida) La pregunta parece un contrasentido, pero para un intelectual inglés tiene sentido hacerla. Forbes ha calificado como libro del año 2013 a la obra de Denys Turner, “Aquinas: A Portrait” (Aquino: Un Retrato). Turner, un profesor de Historia de la Teología en la Universidad de Yale, ha escrito un libro curioso sobre el Doctor Angélico. En un arranque de honestidad él mismo lo califica de caricatura, pues señala que la elusiva personalidad del aquinate no le permite acceder a una imagen real del gran teólogo. Señala Turner que Tomás fue muy cuidadoso en no mostrar su persona tanto de sus contemporáneos, alumnos y lectores. La imagen del “buey mudo”, así como su cuerpo grueso que Turner describe sin afán de burla, no son los datos que busca el investigador de Yale. Le frustra no descubrir rasgos íntimos de los que hoy busca la historiografía o la chismografía de ciertos medios. Culpa al estado de la teología en ese entonces por la “secretividad”, como la llama, de Santo Tomás.

Tras presentar detalles culturales e ideológicos de la situación en que vive el aquinate, Turner presente una sucinta imagen biográfica. En el segundo capítulo de la obra califica a Santo Tomás de materialista, en lo que en el mejor de los casos parece un truco publicitario. Turner con giros reduccionistas alude al materialismo teológicamente determinado del autor de la Suma Teológica. Alude a algunas de las tesis aristotélicas asumidas por el autor, que lo llevan a afirmar el valor de la corporalidad que es tan “sólo” informada por el espíritu. “Todo conocimiento es fruto del punto de vista de la situación de corporalidad”. Turner acentúa la oposición del tomismo al platonismo, para argumentar que el monismo del primero se opone al dualismo espiritualizante y despectivo de lo material del segundo.

Que la proposición de que el tomismo tiene una postura hilemórfica no es novedad alguna. Calificar una integración “holística” como materialismo no puede ser sino una calculada exageración. La obra, que por lo demás tiene argumentos contradictorios, no destaca salvo por la argumentada “secretividad” del santo, que de ser tal no es explicada razonablemente, y el supuesto “materialismo”, que aparece más como una etiqueta caprichosa que como una realidad. Por qué Forbes la ha calificado como obra del año es una incógnita que quizá se resuelva en el futuro.

Fiesta de la Sagrada Familia: Cristo quiso pertenecer a una familia que experimento el exilio para que nadie se sienta excluido de la cercanía amorosa de Dios

Ciudad del Vaticano, 29 diciembre 2013 (VIS).- El primer domingo después de Navidad se celebra la fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret y el Papa Francisco ha recordado en el Angelus del mediodía que Jesús quiso nacer “en una familia humana, quiso tener una madre y un padre. Como nosotros”.

“Y hoy el Evangelio –ha dicho a los miles de fieles reunidos en la Plaza de San Pedro- nos presenta a la Sagrada Familia en el camino doloroso del exilio, en busca de refugio en Egipto. José, María y Jesús experimentan la condición dramática de los prófugos, marcada por el miedo, la incertidumbre y las penurias. Desgraciadamente, en nuestros días, millones de familias pueden reconocerse en esta triste realidad. Casi cada día la televisión y los periódicos dan noticias de prófugos que huyen del hambre, de la guerra, de otros peligros graves, en busca de seguridad y de una vida digna para ellos y para sus propias familias. En tierras lejanas, incluso cuando encuentran trabajo, no siempre los prófugos y los inmigrantes encuentran acogida verdadera, respeto, estima de los valores de los que son portadores. Sus legítimas expectativas se topan con situaciones complejas y dificultades que parecen, a veces, insuperables”.

El Papa ha invitado a todos los que contemplan a la Sagrada Familia de Nazaret, en el momento en que se ve obligada a convertirse en prófuga, a pensar en el drama de los “migrantes y refugiados que son víctimas del rechazo y de la explotación…de la trata de personas y del trabajo que los esclaviza”, pero también en aquellos otros a los que ha denominado como “exiliados escondidos”, aquellos… que puede haber dentro de las mismas familias: los ancianos, por ejemplo, que a veces son tratados como presencias molestas”.

“Jesús quiso pertenecer a una familia que experimentó el exilio, para que nadie se sienta excluido de la cercanía amorosa de Dios. La fuga en Egipto a causa de las amenazas de Herodes nos muestra que Dios está allí donde el ser humano está en peligro, allí donde el hombre sufre, donde escapa, donde siente el rechazo y el abandono”. Pero, ha añadido Francisco: “Dios también está allí donde el hombre sueña, donde espera volver a su patria en la libertad, proyecta y elige una vida digna para sí mismo y para sus familiares”.

El ejemplo de la sencillez de vida de la Sagrada Familia puede servirnos de ejemplo, y hacer que las familias se conviertan cada vez más “en comunidad de amor y de reconciliación, en la que se experimenta la ternura, la ayuda y el perdón recíproco. Después Francisco ha instado a los fieles a repetir “las tres palabras clave para vivir en paz y alegría en la familia: “permiso”, “gracias”, “perdón”, explicando que “cuando en una familia no se es entrometido y se pide permiso… no se es egoísta y se aprende a decir gracias, y cuando… uno se da cuenta de que ha hecho algo malo y sabe pedir perdón, ¡en esa familia hay paz y hay alegría¡.

Por último ha animado a las familias a “tomar conciencia de la importancia que tienen en la Iglesia y en la sociedad” porque “el anuncio del Evangelio pasa ante todo, a través de las familias, para alcanzar después los diversos ámbitos de la vida cotidiana”. Y ha rogado a María, José y Jesús que “iluminen, consuelen, guíen a toda familia del mundo, para que puedan cumplir con dignidad y serenidad la misión que Dios le ha encomendado”.

Después de rezar el Angelus el Papa ha recordado que el próximo consistorio y el próximo Sínodo de los Obispos afrontarán el tema de la familia y, por ese motivo, ha rezado la oración que ha compuesto a la Sagrada Familia invitando a todos a unirse espiritualmente a él, y en especial a los fieles conectados con la Plaza de San Pedro desde la basílica de la Anunciación en Nazaret, en el templo de la Sagrada Familia en Barcelona y en el santuario de Loreto:

”Jesús, María y José, en ustedes contemplamos el esplendor del amor verdadero, a ustedes nos dirigimos con confianza. Sagrada Familia de Nazaret, haz que también nuestras familias sean lugares de comunión y cenáculos de oración, auténticas escuelas del Evangelio y pequeñas Iglesias domésticas. Sagrada Familia de Nazaret, que nunca más en las familias se vivan experiencias de violencia, cerrazón y división: que todo el que haya sido herido o escandalizado conozca pronto el consuelo y la sanación. Sagrada Familia de Nazaret, que el próximo Sínodo de los Obispos pueda despertar en todos la conciencia del carácter sagrado e inviolable de la familia, su belleza en el proyecto de Dios. Jesús, María y José, escuchen y atiendan nuestra súplica. Amén”.

Tres jóvenes del Sodalitium Christianae Vitae recibieron en Maipú las primeras órdenes camino al sacerdocio

Santiago de Chile (NE – eclesiales.org) Monseñor Ricardo Ezzati, Arzobispo Metropolitano de Santiago, presidió el jueves 26 una Santa Misa en el curso de la cual instituyó a dos jóvenes sodálites en el acolitado y el lectorado y admitió a otro a las órdenes mayores, en la parroquia Madre de los Apóstoles, en la comuna de Maipú.

Recibieron las mencionadas órdenes Víctor Campos, Felipe Rubiao y Sebastián Correa, miembros de Sodalicio de Vida Cristiana. La Misa fue muy participada, acompañando a los sodalites sus familiares, integrantes del Movimiento de Vida Cristiana y fieles de la parroquia que está a cargo del Sodalitium.

El párroco, padre Hernán Álvarez, en unas breves palabras recordó que el Sodalitium Christianae Vitae es una Sociedad de vida apostólica fundada en Lima y aprobada en 1997 por el Papa Juan Pablo II. Integran el Sodalitium laicos consagrados y sacerdotes, cuyo carisma principal es la promoción de la juventud y la familia, la solidaridad con los pobres y la evangelización de la cultura.

Monseñor Ricardo Ezzati señaló en su homilía que el Niño Jesús nació en un pesebre, un lugar sucio, incómodo, «que indica una realidad más profunda, porque Dios ha querido nacer en el establo que somos cada uno de nosotros, con nuestra soberbia, nuestra incapacidad de amar, con la pretensión de ser como Dios o más que Dios». Añadió que Jesús quiso nacer en medio de la pobreza de la sociedad «para liberarnos, para darnos un rayo de la luz del amor del Padre», para regalarnos la dignidad de hijos de Dios.

El Arzobispo de Santiago explicó que el lectorado y el acolitado expresan la voluntad de poner toda la vida al servicio de la Palabra del Señor y al servicio de la Mesa, del Altar. «La admisión a las órdenes mayores —diaconado y presbiterado— es una manifestación pública ante la Iglesia de la voluntad de consagrar la vida al servicio del Evangelio del Señor y de la comunidad cristiana», expresó Monseñor Ezzati.

Terminada la homilía proclamó la oración por los dos jóvenes elegidos para los ministerios de lectores y acólitos e imploró la bendición de Dios sobre ellos. Luego, les entregó el libro de las Sagradas Escrituras y el copón, signos de los servicios que prestarán desde ahora, tanto en la proclamación de la Palabra de Dios como en la celebración de la Eucaristía.

También el arzobispo bendijo a Sebastián Correa, joven sodálite chileno admitido a las órdenes mayores, con el que sostuvo un diálogo en el que Correa afirmó estar dispuesto a continuar su preparación al diaconado y al sacerdocio, tras lo cual le impartió su bendición de pastor.

Sebastián señaló que, llegado a este momento, «vivo la experiencia de un don. Un don para mi comunidad, el Sodalicio, y un don para la parroquia Madre de los Apóstoles. No es un don para una sola persona. Estoy agradecido al Señor, contento de poder servir. Yo discerní mi vocación hace doce años, después de un año de estudios de Arquitectura en la Universidad de Chile». El futuro sacerdote empezó a prepararse en Perú, hace doce años; luego, recientemente estudió un semestre en Roma, para volver a Chile y recibir ahora la admisión al Orden Sagrado. Sebastián Correa Ehlers es el cuarto de seis hermanos, entre ellos una hermana religiosa en la misma familia espiritual sodálite. En adelante servirá en la comunidad parroquial en la liturgia, en la atención a los enfermos y especialmente a las personas más vulnerables debido a la pobreza y la violencia.

Por su parte el párroco, padre Hernán Álvarez, manifestó su alegría por la presencia del Arzobispo de Santiago en este parroquia recientemente creada. Explicó que hay una gran participación laical en todas las pastorales y servicios que presta al sector, que comprende cerca de 30 mil personas.

La comunidad parroquial y los miembros de la familia espiritual sodálite presentes expresaron su alegría por este paso dado por los tres jóvenes y compartieron, junto a Monseñor Ricardo Ezzati, ese gozo una vez terminada la Eucaristía.

La información para éste artículo ha sido tomada del Departamento de Comunicaciones de la Arquidiócesis de Santiago.

Papa Francisco: La Iglesia , que es santa, no es sólo de los “puros”: está abierta a los más lejanos

Ciudad del Vaticano, 2 octubre 2013 (VIS).-La santidad de la Iglesia ha sido el tema elegido por Francisco para la catequesis de la audiencia general de los miércoles, que ha tenido lugar en la Plaza de San Pedro y ha contado con la presencia de más de 50.000 personas.

En el Credo después de profesar que la Iglesia es “una” , ha dicho el Papa, “también decimos que es “santa”; afirmamos la santidad de la Iglesia, una característica que estuvo presente desde el principio en la conciencia de los primeros cristianos, que se llamaban sencillamente 'los santos' porque tenían la certeza que es la acción de Dios, el Espíritu Santo que santifica la Iglesia”.

Pero, se ha preguntado, “¿Cómo podemos decir que la Iglesia es santa, si vemos que la Iglesia histórica, en su camino durante los siglos, ha atravesado tantos ... momentos de oscuridad? ¿Cómo puede ser santa una Iglesia hecha de seres humanos, de pecadores, hombres pecadores, mujeres pecadoras, sacerdotes pecadores, monjas pecadoras, obispos pecadores, cardenales pecadores, papas pecadores?. Todos. ¿Cómo puede ser santa una Iglesia así?

La Iglesia es santa porque “procede de Dios que es santo, es fiel y no la abandona nunca al poder de la muerte y del mal; es santa porque Jesucristo, el Santo de Dios, se ha unido a ella indisolublemente; es santa porque la guía el Espíritu Santo que la purifica, la renueva y la renueva. No es santa por nuestros méritos, sino porque Dios la hace santa”.

“Podríais decirme: Pero la Iglesia está formada por pecadores; lo vemos todos los días. Es verdad: somos una Iglesia de pecadores; y nosotros, los pecadores, estamos llamados a dejarnos transformar...por Dios. En la historia de la Iglesia ha habido la tentación por parte de algunos de afirmar: la Iglesia es solo la Iglesia de los puros, de los que son totalmente coherentes, y a los otros hay que alejarlos. ¡No, es verdad!. Esto es una herejía.... La Iglesia, que es santa, no rechaza a los pecadores: los acoge y está abierta también a los más lejanos, llama a todos a dejarse envolver por la misericordia, la ternura y el perdón del Padre que da a todos la posibilidad de encontrarlo, de caminar hacia la santidad....¿Alguno de los que está aquí ha venido sin sus pecados? No, todos llevamos nuestros pecados con nosotros”.

En la Iglesia, el Dios que encontramos “no es un juez despiadado, es como el Padre de la parábola evangélica... El Señor quiere que seamos parte de una Iglesia que sabe abrir los brazos para acoger a todos, que no es la casa de unos pocos, sino de todos, donde todos pueden ser renovados, transformados y santificados por su amor; los más fuertes y los más débiles, los pecadores, los indiferentes, los que se sienten abandonados y perdidos. La Iglesia brinda a todos la posibilidad de recorrer el camino de la santidad que es el camino del cristiano”.

“No tengáis miedo de la santidad -ha concluido Francisco- de dejaros amar y purificar por Dios...Dejemos que la santidad de Dios nos contagie. Cada cristiano está llamado a la santidad; y la santidad no consiste, ante todo, en hacer cosas extraordinarias, sino en dejar que Dios actúe. Es el encuentro de nuestra debilidad con la fuerza de su gracia”.

La Iglesia no son solo los sacerdotes, recuerda Papa Francisco

Ciudad del Vaticano, 11 septiembre 2013 (VIS).-Cincuenta mil personas han participado esta mañana en la audiencia general de los miércoles en la que el Papa ha retomado la catequesis sobre la Iglesia en este " Año de la Fe " abordando el tema de la maternidad de la Iglesia.

“Entre las imágenes que el Concilio Vaticano II ha elegido para hacernos comprender mejor la naturaleza de la Iglesia -ha explicado- está la de la "madre": La Iglesia es nuestra madre en la fe y en la vida sobrenatural... Para mí es la imagen más bella de la Iglesia: la Iglesia es madre ¿De qué forma y de qué manera la Iglesia es madre ? Vamos a partir de la realidad humana de la maternidad”.

“En primer lugar una madre genera a la vida, lleva en su seno durante nueve meses a su hijo y luego lo abre a la vida, generándolo. Así es la Iglesia, nos engendra en la fe, a través de la obra del Espíritu Santo que la hace fecunda, como la Virgen María. ...Ciertamente, la fe es un acto personal .... Pero la fe la recibimos de los demás , en una familia, en una comunidad que me enseña a decir " yo creo", "creemos ". ¡Un cristiano no es una isla! No nos hacemos cristianos en un laboratorio, no nos convertimos en cristianos solos, y gracias a nuestras propias fuerzas, sino que la fe es un regalo, un don de Dios que se nos da en la Iglesia y por la Iglesia . Y la Iglesia nos da la vida de la fe en el bautismo : es el momento en el que nos hace nacer como hijos de Dios, cuando Dios nos da la vida, nos genera como una madre...Esto nos hace entender algo muy importante: nuestro formar parte de la Iglesia no es un hecho exterior y formal, no esllenar un formulario; es un acto interior y vital; no se pertenece a la Iglesia como a una sociedad, a un partido o a cualquier otra organización. El vínculo es vital, como el que se tiene con la propia madre porque... la Iglesia es realmente la madre de los cristianos.”

“Una madre no se limita a dar la vida, sino que con gran atención ayuda a sus hijos a crecer, los amamanta, los alimenta, les enseña el camino de la vida, los acompaña...Y también sabe corregir, perdonar, entender, sabe estar cerca en la enfermedad y en el dolor... En pocas palabras, una buena madre ayuda a sus hijos a salir de sí mismos, a no quedarse cómodamente bajo sus alas.... La Iglesia, como una buena madre, hace lo mismo: acompaña nuestro crecimiento transmitiendo la Palabra de Dios, que es una luz que nos muestra el camino de la vida cristiana; administrando los sacramentos. Nos alimenta con la Eucaristía, nos trae el perdón de Dios a través del sacramento de la Penitencia, nos sostiene en tiempos de enfermedad con la Unción de los Enfermos. La Iglesia nos acompaña a lo largo de nuestra vida de fe, a través de nuestra vida cristiana”.

Francisco ha concluido señalando que en los primeros siglos de la Iglesia había una realidad muy clara: “La Iglesia, mientras es la madre de los cristianos, mientras “hace” cristianos está "hecha" por ellos. La Iglesia no es algo diferente de nosotros mismos, sino que debe ser vista como la totalidad de los creyentes, como el "nosotros" de los cristianos: yo, tú, nosotros somos parte de la Iglesia. Entonces, la maternidad de la Iglesia la vivimos todos, los pastores y los fieles. A veces oigo decir. “Yo creo en Dios pero no en la Iglesia...porque he oído que la Iglesia dice... que los curas dicen”. Pero una cosa son los curas y otra es que la Iglesia no está formada solo por los curas, la Iglesia somos todos. Y si tú dices que crees en Dios pero no en la Iglesia, estás diciendo que no crees en ti mismo. Y eso es una contradicción. La Iglesia somos todos: desde el niño recién bautizado hasta los obispos y el Papa: todos somos iglesia y todos somos iguales a los ojos de Dios.Todos estamos llamados a colaborar en el nacimiento a la fe de nuevos cristianos, todos estamos llamados a ser educadores en la fe, a anunciar el Evangelio... Todos participamos de la maternidad de la Iglesia...todos somos Iglesia... para que la luz de Cristo llegue a los extremos confines de la tierra. ¡Viva la Santa Madre Iglesia!”

Papa invita a seguir rezando por la paz

Ciudad del Vaticano, 8 de septiembre 2013 (VIS).-”Quisiera dar las gracias a todos aquellos que, de una u otra forma, se unieron a la vigilia de oración y ayuno de ayer en la noche. Gracias a las numerosas personas que han ofrecido sus sufrimientos. Gracias a las autoridades civiles, a los miembros de otras comunidades cristianas y de otras religiones, y a los hombres y mujeres de buena voluntad que han vivido, con este motivo, momentos de oración, ayuno y reflexión”, ha dicho el Papa después de rezar el Angelus.

“El compromiso continúa: ¡Sigamos con la oración y con las obras de paz! Les invito a seguir rezando para que cese inmediatamente la violencia y la devastación en Siria y para que se trabaje con renovado empeño por una justa solución al conflicto fratricida. Pidamos también por los otros países de Oriente Medio, especialmente por el Líbano, para que encuentre la anhelada estabilidad y siga siendo modelo de convivencia; por Iraq, para que la violencia sectaria deje paso a la reconciliación; y por el proceso de paz entre israelitas y palestinos, para que avance con determinación y audacia. Pidamos también por Egipto, para que todos los egipcios, musulmanes y cristianos, se comprometan a construir juntos la sociedad buscando el bien de toda la población”.

“¡La búsqueda de la paz es un camino largo y requiere paciencia y perseverancia! ¡Sigamos rezando!”.

Por último, ha recordado que ayer en Rovigo (Italia) fue proclamada beata María Bolognese, fiel laica de esa región, nacida en 1924 y fallecida en 1980. “Dedicó toda su vida -ha dicho el Papa- al servicio de los demás, sobre todo de los pobres y enfermos, soportando grandes sufrimientos en profunda unión con la pasión de Cristo. Demos gracias a Dios por esta testigo del Evangelio”.

Papa renueva urgente llamado por la paz

”El sábado próximo viviremos juntos una jornada especial de ayuno y oración por la paz en Siria y Oriente Medio - ha recordado el Papa al final de la catequesis de la audiencia general- Renuevo la invitación a toda la Iglesia a vivir intensamente este día y, desde ahora, expreso mi agradecimiento a los otros hermanos cristianos, a los hermanos de otras religiones y a los hombres y mujeres de buena voluntad que quieren unirse, en los lugares y en los modos que les son propios, a este momento. Exhorto, en particular, a los fieles romanos y a los peregrinos a que participen en la vigilia de oración, aquí, en la Plaza de San Pedro, a las 19.00, para invocar del Señor el gran don de la paz.¡Que se alce fuerte en toda la tierra el grito por la paz!”.

No tengan «miedo de atravesar la puerta de la fe en Jesús», dice Papa Francisco

Ayer Domingo el Papa Francisco rezó el Angelus dominical con varios miles de fieles y peregrinos procedentes de Italia y de diversos países que se habían dado cita en la Plaza de San Pedro. En su alocución antes del Angelus el Santo Padre invitó a no tener «miedo de atravesar la puerta de la fe en Jesús. A continuación sus palabras:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! El Evangelio de hoy nos invita a reflexionar sobre el tema de la salvación. Jesús está saliendo de Galilea hacia la ciudad de Jerusalén y a lo largo del camino un tal – relata el evangelista Lucas – se le acerca y le pregunta: “Señor, ¿son pocos los que se salvan?” (13, 23). Jesús no responde directamente a la pregunta: no es importante saber cuántos se salvan, sino que más bien es importante saber cuál es el camino de la salvación.

Y he aquí entonces que a la pregunta Jesús responde diciendo: “Luchen por entrar por la puerta estrecha, porque, les digo, muchos pretenderán entrar y no podrán”. (v. 24). ¿Qué quiere decir Jesús? ¿Cuál es la puerta por la que debemos entrar? ¿Y por qué Jesús habla de una puerta estrecha?

La imagen de la puerta vuelve varias veces en el Evangelio y se remonta a la de la casa, a la del hogar doméstico, donde encontramos seguridad, amor y calor. Jesús nos dice que hay una puerta que nos hace entrar en la familia de Dios, en el calor de la casa de Dios, de la comunión con Él.

Y esa puerta es el mismo Jesús (Cfr. Jn 10, 9). Él es la puerta. Él es el pasaje para la salvación. Él nos conduce al Padre. Y la puerta que es Jesús jamás está cerrada, esta puerta jamás está cerrada. Está abierta siempre y a todos sin distinción, sin exclusiones, sin privilegios.

Porque saben, Jesús no excluye a nadie. Alguno de ustedes quizá podrá decirme, pero Padre, yo estoy excluido, porque soy un gran pecador. He hecho cosas feas. He hecho tantas en la vida. No, no estás excluido. Precisamente por esto eres el preferido. Porque Jesús prefiere al pecador. Siempre, para perdonarlo, para amarlo. Jesús te está esperando para abrazarte, para perdonarte. No tengas miedo. Él te espera. Anímate, ten coraje para entrar por su puerta. Todos somos invitamos a pasar esta puerta, a atravesar la puerta de la fe, a entrar en su vida, y a hacerlo entrar en nuestra vida, para que Él la transforme, la renueve, le de alegría plena y duradera.

En la actualidad pasamos ante tantas puertas que invitan a entrar prometiendo una felicidad que después, nos damos cuenta de que duran un instante. Que se agota en sí misma y que no tiene futuro. Pero yo les pregunto: ¿Por cuál puerta queremos entrar? Y ¿a quién queremos hacer entrar por la puerta de nuestra vida?

Quisiera decir con fuerza: no tengamos miedo de atravesar la puerta de la fe en Jesús, de dejarlo entrar cada vez más en nuestra vida, de salir de nuestros egoísmos, de nuestras cerrazones, de nuestras indiferencias hacia los demás.

Porque Jesús ilumina nuestra vida con una luz que no se apaga jamás. No es un fuego artificial, un flash, no, es una luz tranquila, que dura siempre. Y que nos da paz. Así es la luz que encontramos si entramos por la puerta de Jesús.

Ciertamente la de Jesús es una puerta estrecha, no porque es una sala de tortura, no por eso. Sino porque nos pide abrir nuestro corazón a Él, reconocernos pecadores, necesitados de su salvación, de su perdón, de su amor, de tener la humildad de acoger su misericordia y hacernos renovar por Él.

Jesús en el Evangelio nos dice que el ser cristianos no es tener una “etiqueta”. Y yo les pregunto a ustedes: ¿Ustedes son cristianos de etiqueta o de verdad? Eh esa se responde dentro. No cristianos, jamás cristianos de etiqueta, cristianos de verdad, de corazón. Ser cristianos es vivir y testimoniar la fe en la oración, en las obras de caridad, en promover la justicia, en realizar el bien.

Por la puerta estrecha que es Cristo debe pasar toda nuestra vida. A la Virgen María, Puerta del Cielo, le pedimos que nos ayude a pasar la puerta de la fe, a dejar que su Hijo transforme nuestra existencia como ha transformado la suya para llevar a todos la alegría del Evangelio.

Papa pide paz y reconciliación para Egipto

Según informó L'Osservatore Romano, preocupado por las «dolorosas noticias» que siguen llegando de Egipto, atrapado en el asedio de violencias cada vez más sangrientas, el Papa Francisco lanzó un llamamiento para pedir que el país vuelva a encontrar el camino del diálogo y de la reconciliación. En el Ángelus de la solemnidad de la Asunción –recitado en Castelgandolfo– el Pontífice aseguró su oración por las víctimas de los enfrentamientos y por todos los que sufren, e invitó a los fieles a dirigirse a María para invocar el don de la paz «en esa querida tierra». Un deseo que ratificó también el sábado 17 de agosto, por la mañana, en una declaración difundida por la Sala de Prensa de la Santa Sede. El Santo Padre –afirmó el subdirector padre Ciro Benedettini– «continúa siguiendo con creciente preocupación las graves noticias que llegan desde Egipto y sigue orando y deseando que cese la violencia y que las partes elijan el camino del diálogo y de la reconciliación». El llamamiento del Papa ha sido uno de los momentos centrales de la intensa jornada mariana transcurrida el jueves 15 en Castelgandolfo: primero la visita a la comunidad de las clarisas del monasterio de Albano, luego la misa que celebró en la plaza de la Libertad ante una gran multitud de fieles, después, por la tarde, una visita a la parroquia pontificia de Santo Tomás de Villanueva, antes de volver al Vaticano.

“No podemos ser cristianos a ratos", recuerda Papa Francisco

“No podemos ser cristianos a ratos. Si Cristo constituye el centro de nuestra vida, ha de estar presente en todo lo que hacemos”. Lo escribe el Papa Francisco en su tweet de este lunes.

María está siempre con nosotros, recuerda Papa Francisco

El Papa Francisco llegó a Castel Gandolfo, donde fue recibido con campanas de fiesta y grandes muestras de alegría y devoción, para celebrar la Santa Misa de la Solemnidad de la Asunción de la Virgen María y rezar el Ángelus. A continuación las palabras de su homilía:

Queridos hermanos y hermanas

El Concilio Vaticano II, al final de la Constitución sobre la Iglesia, nos ha dejado una bellísima meditación sobre María Santísima. Recuerdo solamente las palabras que se refieren al misterio que hoy celebramos. La primera es ésta: «La Virgen Inmaculada, preservada libre de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo y elevada al trono por el Señor como Reina del universo» (n. 59). Y después, hacia el final, ésta otra: «La Madre de Jesús, glorificada ya en los cielos en cuerpo y alma, es la imagen y comienzo de la Iglesia que llegará a su plenitud en el siglo futuro.

También en este mundo, hasta que llegue el día del Señor, brilla ante el Pueblo de Dios en marcha, como señal de esperanza cierta y de consuelo» (n. 68). A la luz de esta imagen bellísima de nuestra Madre, podemos considerar el mensaje que contienen las lecturas bíblicas que hemos apenas escuchado. Podemos concentrarnos en tres palabras clave: lucha, resurrección, esperanza.

El pasaje del Apocalipsis presenta la visión de la lucha entre la mujer y el dragón. La figura de la mujer, que representa a la Iglesia, aparece por una parte gloriosa, triunfante, y por otra con dolores. Así es en efecto la Iglesia: si en el Cielo ya participa de la gloria de su Señor, en la historia vive continuamente las pruebas y desafíos que comporta el conflicto entre Dios y el maligno, el enemigo de siempre. En esta lucha que los discípulos de Jesús han de sostener - nosotros, todos nosotros discípulos de Jesús debemos afrontar esta lucha - María no les deja solos; la Madre de Cristo y de la Iglesia está siempre con nosotros, siempre, camina con nosotros siempre.

También María participa, en cierto sentido, de esta doble condición. Ella, naturalmente, ha entrado definitivamente en la gloria del Cielo. Pero esto no significa que esté lejos, que se separe de nosotros; María, por el contrario, nos acompaña, lucha con nosotros, sostiene a los cristianos en el combate contra las fuerzas del mal. La oración con María, en especial el Rosario, pero escuchen bien, el Rosario, ¿eh? – ¿Ustedes rezan el Rosario todos los días? (....sí la gente responde) – (Bueno no sé dice el Papa sonriendo, ¿seguro?).... tiene también esta dimensión «agonística», es decir, de lucha, una oración que sostiene en la batalla contra el maligno y sus cómplices.

La segunda lectura nos habla de la resurrección. El apóstol Pablo, escribiendo a los corintios, insiste en que ser cristianos significa creer que Cristo ha resucitado verdaderamente de entre los muertos. Toda nuestra fe se basa en esta verdad fundamental, que no es una idea sino un acontecimiento. También el misterio de la Asunción de María en cuerpo y alma se inscribe completamente en la resurrección de Cristo. La humanidad de la Madre ha sido «atraída» por el Hijo en su paso a través de la muerte. Jesús entró definitivamente en la vida eterna con toda su humanidad, la que había tomado de María; así ella, la Madre, que lo ha seguido fielmente durante toda su vida, lo ha seguido con el corazón, ha entrado con él en la vida eterna, que llamamos también Cielo, Paraíso, Casa del Padre.

María ha conocido también el martirio de la cruz: el martirio de su corazón, el martirio del alma. Ella ha sufrido tanto en su corazón, mientras Jesús sufría en la cruz. Ha vivido la pasión del Hijo hasta el fondo del alma. Ha estado completamente unida a él en la muerte, y por eso ha recibido el don de la resurrección. Cristo es la primicia de los resucitados, y María es la primicia de los redimidos, la primera de «aquellos que son de Cristo». Es nuestra Madre, pero también podemos decir que es nuestra representante, es nuestra hermana, nuestra primera hermana, es la primera de los redimidos que ha llegado al cielo. El evangelio nos sugiere la tercera palabra: esperanza. Esperanza es la virtud del que experimentando el conflicto, la lucha cotidiana entre la vida y la muerte, entre el bien y el mal, cree en la resurrección de Cristo, en la victoria del amor. Hemos escuchado el canto de María, el Magnificat es el cántico de la esperanza, el cántico del Pueblo de Dios que camina en la historia. Es el cántico de tantos santos y santas, algunos conocidos, otros, muchísimos, desconocidos, pero que Dios conoce bien: mamás, papás, catequistas, misioneros, sacerdotes, religiosas, jóvenes, también niños, abuelos y abuelas, que han afrontado la lucha por la vida llevando en el corazón la esperanza de los pequeños y humildes. María dice: «Proclama mi alma la grandeza del Señor», así canta hoy la Iglesia y lo hace en todas partes del mundo. Este cántico es especialmente intenso allí donde el Cuerpo de Cristo sufre hoy la Pasión, donde está la cruz para nosotros cristianos está la esperanza, siempre. Si no está la esperanza nosotros no somos cristianos, por esto a mí me gusta decir ¡no se dejen robar la esperanza! ¡Que no nos roben la esperanza porque esta fuerza es una gracia, un don de Dios que nos lleva adelante mirando el cielo! Y María está siempre allí, cercana a esas comunidades que sufren, a esos hermanos nuestros, camina con ellos, sufre con ellos, y canta con ellos el Magnificat de la esperanza.

Queridos hermanos y hermanas, unámonos también nosotros, con el corazón, a este cántico de paciencia y victoria, de lucha y alegría, que une a la Iglesia triunfante con la peregrinante, nosotros; que une el cielo y la tierra, nuestra historia y la eternidad

Papa invita a vivir el deporte como un "don de Dios"

Este mediodía, el Papa Francisco recibió en audiencia, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano, a los futbolistas de los equipos nacionales de Italia y de Argentina, en total unas 200 personas, en la víspera del partido amistoso que se disputarán, mañana en el Estado Olímpico de Roma, en homenaje al Santo Padre. El Santo Padre dirigió las siguientes palabras:

Queridos amigos, les agradezco esta visita, con ocasión del partido amistoso entre los equipos nacionales de fútbol de Italia y de Argentina. Será un poco difícil para mí ser hincha aficionarme a uno u a otro, pero por suerte se trata de un amistoso... ¡y espero que, verdaderamente, así sea!

Agradezco a los dirigentes de la Federación Italiana de Fútbol y a los de la Federación Argentina. Saludo a los atletas de ambos equipos nacionales.

Ustedes, queridos jugadores, son muy populares: la gente los sigue mucho, no sólo cuando están en el campo, sino también fuera. ¡Esta es una responsabilidad social! Me explico: en el juego, cuando están en la cancha, se encuentran la belleza, la gratuidad y la camaradería. Si a un partido le falta esto pierde fuerza, incluso si el equipo gana. No hay lugar para el individualismo, sino que todo es coordinación para el equipo. Quizá estas tres cosas: belleza, gratuidad y camaradería se encuentran resumidas en un término deportivo que jamás se debe abandonar: “aficionado”, amateur. Es verdad que la organización nacional e internacional profesionaliza el deporte, y debe ser así, pero esta dimensión profesional jamás debe dejar de lado la vocación inicial de un deportista o de un equipo: ser amateur, “aficionado”. Uno deportivo, aun siendo profesional, cuando cultiva esta dimensión de “aficionado”, hace bien a la sociedad, construye el bien común a partir de los valores de la gratuidad, de la camaradería y de la belleza.

Y esto los lleva a pensar que, antes de ser campeones, son hombres, personas humanas, con sus cualidades y con sus defectos, con su corazón y con sus ideas, sus aspiraciones y sus problemas. Y entonces, incluso si son personajes, permanecen siempre hombres, en el deporte y en la vida. Hombres, portadores de humanidad.

A ustedes los dirigentes, quisiera darles un aliciente para su trabajo. El deporte es importante, ¡pero debe ser verdadero deporte! El fútbol, como algunas otras disciplinas, ¡se ha convertido en un gran negocio! Trabajen para que no pierda su carácter deportivo. También ustedes promuevan esta actitud de “aficionados” que, por otra parte, elimina definitivamente el peligro de la discriminación. Cuando los equipos van por este camino, el estadio se enriquece humanamente, desaparece la violencia y vuelven a verse familias en las gradas.

Recuerdo que de chicos íbamos en familia al Gasómetro, volvíamos felices a casa, ¡sobre todo durante la campaña del 46! Saludo de modo especial a los directivos y deportistas argentinos. Gracias por esta visita, tan agradable para mí. Les pido que vivan el deporte como un don de Dios, una oportunidad para hacer fructificar sus talentos, pero también una responsabilidad. Queridos jugadores, quisiera recordarles especialmente, que con su modo de comportarse, tanto en el campo como fuera de él, en la vida, son un referente. Aunque no se den cuenta, para tantas personas que les miran con admiración son un modelo, para bien o para mal. Sean por tanto conscientes de esto y den ejemplo de lealtad, respeto y altruismo. Ustedes también son artífices del entendimiento y de la paz social. Ustedes son referencia para tantos jóvenes y modelo de valores encarnados en la vida. Tengo confianza en todo el bien que podrán hacer entre la muchachada.

Queridos amigos, rezo por ustedes, para que puedan llevar adelante esta vocación tan noble del deporte. Pido al Señor que los bendiga y a la Virgen Madre que los custodie. Y, por favor, les pido que recen por mí, para que también yo, en el “campo” en que Dios me ha puesto, pueda jugar un partido honrado y valeroso por el bien de todos nosotros. Gracias.

El amor de Dios es el verdadero tesoro del hombre, recuerda Papa Francisco

“¿Cuál es la realidad que atrae mi corazón como un imán?” invitó esta vez el Papa Francisco a que nos preguntásemos, en su reflexión previa a la oración del Ángelus con los peregrinos de la Plaza del Santuario de San Pedro, en el caloroso mediodía del verano romano.

“El cristiano es uno que lleva dentro de sí un deseo muy grande y profundo: aquel de encontrarse con el Señor junto a sus hermanos, a sus compañeros de camino. Y todo esto se resume en un famoso dicho de Jesús: ‘Donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón’ (Lc.12,34).” dijo el Sucesor de Pedro, inspirado en el Evangelio de la liturgia del Domingo. Por esto, aunque la realidad más importante sea llevar adelante la familia, el trabajo, “es el amor de Dios el que da sentido a los pequeños empeños cotidianos y el que también ayuda a afrontar las grandes pruebas”. Éste es el verdadero tesoro del hombre -afirmó el Vicario de Cristo-, un amor que no es vago, sino que tiene un nombre: Jesucristo, que “nos permite ir más allá de las experiencias negativas; no quedar prisioneros del mal, nos abre a la esperanza, al horizonte final de nuestra peregrinación”.
El deseo del encuentro definitivo con Cristo “nos hace estar siempre preparados, con espíritu despierto, porque esperamos este encuentro con todo el corazón, con todo nuestro ser.”

"Cuida la vida, vale la pena": Papa envía mensaje a católicos de Inglaterra por Jornada por la vida

Ciudad del Vaticano, 17 julio 2013 (VIS).-El Papa Francisco ha enviado a los católicos de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda un mensaje con motivo de la Jornada anual por la vida que se celebra en Escocia el 28 de mayo, en Inglaterra y Gales el próximo domingo, 28 de julio, y en Irlanda el primer domingo de octubre. El lema de la edición de 2013: “Cuida la vida; vale la pena” es una cita de la homilía pronunciada por el entonces cardenal Jorge Bergoglio durante una misa celebrada en 2005 en la conmemoración de San Raimundo Nonato, patrono de las mujeres encintas.

En aquella ocasión el Papa afirmaba: “Todos nosotros debemos cuidar la vida y protegerla, con ternura, con calor... Dar la vida es abrir nuestro corazón y cuidar la vida es entregarse con ternura y calor a los demás, preocuparse por los demás. Cuidar la vida desde el principio al final. Que sencillo y que hermoso es...Continuad y no os descorazonéis. Cuidad la vida; vale la pena”.

Este año la Jornada de la vida en Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda, se centra en el cuidado de los niños no nacidos y de sus madres, de los ancianos, de los suicidas y sus familias. La colecta de las parroquias en las parroquias de Inglaterra y Gales del domingo 28 se destinan al Anscombe Bioethics Center y a las actividades en favor de la vida sostenidas por la Iglesia.

El texto integral del mensaje del Papa es el siguiente:

“Recordando la enseñanza de San Ireneo de que la gloria es la persona humana viviendo en plenitud, el Santo Padre os invita a que dejéis que la luz de la gloria resplandezca tanto que todos puedan llegar a reconocer el valor inestimable de cada vida humana. Incluso los más débiles y vulnerables, los enfermos, los ancianos, los no nacidos y los pobres, son obras maestras de la creación de Dios, hechos a su imagen, destinados a vivir para siempre, y merecedores de la máxima reverencia y respeto. Su Santidad reza para que la Jornada de la vida contribuya a garantizar que la vida humana reciba siempre la protección que le corresponde, de modo que "todo lo que respira alabe al Señor" (Salmo 150:6). "