MVC
- 6 de julio de 2009 -
English Português
Evangelio
Meditación
Archivo
Subsidios
Quienes somos
Enlaces
Ticker
Comparta NE
Escríbanos
Ayude a NE



Otros recursos:

Exhortación apostólica post-sinodal del Papa Benedicto XVI "Sacramentum caritatis"

Conferencia de L.F. Figari en el Congreso Mundial de Movimientos Eclesiales (texto resumido-versión oral)

Encíclica del Papa Benedicto XVI "Deus caritas est"

Mensaje final del Sínodo de los Obispos sobre la Eucaristía

Entrevista al Fundador del Movimiento de Vida Cristiana sobre el Sinodo

Noticias de la Familia Sodálite

Noticias del Fundador de Movimiento de Vida Cristiana

Noticias del Sodalicio de Vida Cristiana

¡Gratis! Tema alusivo a Noticias Eclesiales para tu pocket pc

Descargue Gratis libro electrónico con la Carta Encíclica Ecclesia de Eucaristía

Carta Encíclica Ecclesia de Eucaristía del Papa Juan Pablo II

Descargue Gratis devocionario mariano "Con María en Oración"

Haga de ésta su Página Inicial

Este site publica también en formato RSS

 

- Búsqueda -

 
 

Centenares de agrupados y agrupadas se reunieron en Santiago de Guayaquil con el Fundador del Movimiento de Vida Cristiana

Santiago de Guayaquil, 6 (NE – eclesiales.org) Las amplias y modernas instalaciones del Centro de Convenciones de Santiago de Guayaquil fueron rebasadas este sábado 4 de julio por el entusiasmo y la multitudinaria asistencia de agrupados y agrupadas de la Ciudad de Cristo y de María. Desde tempranas horas de la tarde, desde distintos puntos de la ciudad a orillas del río Guayas fueron llegando grupos de jóvenes que coparon rápidamente las más de 1,200 sillas dispuestas en el auditorio del Centro. Dos o tres centenares de jóvenes y muchachas quedaron sin sentarse ubicándose lo mejor que pudieron en las diversas áreas del extenso local.

D. Luis Fernando Figari, Fundador del Movimiento, fue recibido a su llegada por una ovación de aplausos, barras y cánticos, mientras avanzaba por el corredor central. A las 6.05 pm empezó la celebración de fe con una procesión de Nuestra Señora de la Reconciliación, cargada en andas por un grupo de agrupados marianos. Lluvias de pétalos de rosas y otras flores caían al paso solemne del anda con la venerada imagen que fue acompañada en su ingreso por tiernas melodías marianas y ubicada al lado del estrado que lucía una gigantesca imagen, de unos 5 m. de alto, del rostro del Señor Jesús, imagen tomada de un mosaico realizado por los formandos sodálites del Centro Formativo en San Bartolo.

Tras unos momentos de oración y cánticos religiosos, se proyectó un video testimonial de agrupados y agrupadas, algunos jóvenes de hoy, otros ya profesionales y casados de los orígenes del Movimiento de Vida Cristiana en esas tierras guayaquileñas.

Luego de los intensos momentos de oración y del video, los participantes prorrumpieron espontáneamente en barras emevecistas como abriendo camino a la intervención del Fundador. Tras una venia a la imagen de la Stma. Virgen, subió al amplio estrado quedando fijo su mirar en la bellísima imagen del Sagrado Corazón, cuyo rostro parecía mirar a los asistentes. Comprendiendo que el Fundador estaba en oración, los aplausos fueron disminuyendo hasta hacerse un silencio total en la multitud de más de 1,400 personas que colmaban el Centro de Convenciones.

Tras esos momentos de meditación Luis Fernando Figari se dirigió a la multitud de agrupados y agrupadas haciendo referencia a cuán a gusto se sentía en Santiago de Guayaquil, y contó cómo quedo fuertemente impresionado desde su primera visita por el sentido hondamente religioso de sus habitantes, desde los colores marianos de su bandera citadina, hasta la imagen del Sagrado Corazón encumbrada en el cerro Nuestra Señora del Carmen, conocido como "El Carmen". Uno de los varios momentos de intensa emoción se produjo cuando Luis Fernando explico cómo quedó sobrecogido al considerar que Jesús desde lo alto, como lo había hecho desde lo alto de la Cruz, señalaba a la Virgen, y como al discípulo le decía: "He ahí a tu Madre". "Ese discípulo somos tú y yo, todos nosotros", señaló. Continuó desarrollando cómo quedo impresionado por lo simbólico de la imagen del Señor en lo alto de "El Carmen" y la convocatoria que hacía a los guayaquileños, con el lema que sintetizaba la espiritualidad del Movimiento de Vida Cristiana, "Por Cristo a María y por María más plenamente al Señor Jesús". Desde lo alto la imagen convoca a los hijos e hijas de esta ciudad, y para acercarse a ella hay que subir "El Carmen". Así, recorriendo el camino de María, se llega a la cercanía de Jesús. Un mar de banderas celeste y blanco se agitó como eco a las palabras del Fundador.

Pasó luego a expresar con voz intensa cómo había sido para él una bendición que la primera actividad "en esta visita a Santiago de Guayaquil fuera el compartir con los pobres, los desposeídos, los marginados, los sin techo". Habló del testimonio de los humildes, de la gratitud que había expresado a los voluntarios que "como brazos de Cristo" servían semana a semana a los más de 500 hermanos desposeídos que allí se encontraban reunidos. Recordó que había pedido aun más voluntarios para servir aun a más hermanos en necesidad, llevándoles el tesoro de la fe y la ayuda material y de salud que tanto necesitaban esos hermanos sufrientes. Elevando la voz dijo: "Quiero pedirles que levanten la mano los que quieren ser voluntarios sirviendo a los humildes y sin techo en Pan para mi hermano". Centenares de muchachos y muchachas alzaron sus manos. "Que Dios los bendiga! Pero cumplan", dijo, a lo que una estruendosa ovación se alzó de la enorme asamblea plena de juventud y entusiasmo. Precisamente el Fundador dedicó unos momentos a reflexionar sobre la juventud, señalando: "muchos dicen que la juventud es la promesa del mañana. Sin duda, pero es más, es ya la esperanza del presente que tiñe de esperanza el mañana si hace lo que debe hacer".

El Fundador hablo por 55 minutos, interrumpido en varias ocasiones por aplausos y ovaciones, así como en un momento por un cántico que se alzó como respuesta a una de sus afirmaciones: "Mi corazón, mi corazón tiene los colores del MVC" coreaba con entusiasmo la multitud de muchachas y muchachos.

Con voz intensa el Fundador fue ingresando al tema central del encuentro. Recordó a los dos jóvenes audaces que al escuchar "He ahí el Cordero de Dios", siguieron al Maestro, quien volteando les preguntó: "¿Que queréis?". A lo que respondieron: "¿Dónde vives?". Y Jesús a su vez les dijo: "Venid y lo veréis". Paso a paso fue avanzando didácticamente en una reflexión que centrándose en el amor de Dios y cómo se ha manifestado en su irrupción en la historia humana, avanzó hacia el desarrollo de la absoluta centralidad del Señor Jesús para quienes quieren alcanzar la "felicidad plena, eterna". Explicó varios pasajes bíblicos y la importancia de María, a quien Jesús nos dio por Madre. No faltaron referencias extensas a la necesidad de discernir la propia vocación, a la pregunta "¿Para qué he nacido?", que todo joven debería hacerse. La negligencia en hacer esa pregunta es en buena parte responsable por la crisis social que hoy agobia a nuestros pueblos, señaló, recibiendo una salva de aplausos.

Existe una canción típica de Santiago de Guayaquil que habla del guayaquileño como quien tiene madera de guerrero. Usando la imagen e invitando a reflexionar sobre si en el auditorio lleno de juventud tenía un sentido autentico, fue respondido con barras y ovaciones reafirmando esa característica del pueblo de la gran ciudad del Guayas. Desarrolló el Fundador un elenco de obstáculos y tentaciones contra la vida cristiana y apelando a esa nota de la idiosincrasia local invitó a no tener miedo al compromiso, a lanzarse al combate por que Cristo reine en los corazones, empezando por el propio y en la sociedad. Sus palabras encendían el ánimo de esa juventud cristiana y mariana que agitaba las banderas y aplaudía. Tras otras profundas reflexiones culminó tomando unas palabras de la Epístola a los Hebreos, aludiendo a la misión reconciliadora, de santidad y de apostolado de los bautizados. "Corre, corre al combate por tu vida, corre tú que afirmas tener madera de guerrero, lucha y coopera con la gracia para dejarte transformar por Dios y transformar el mundo en nombre del Señor Jesús"."Vive la fe que profesas, da gloria a Dios con tu vida, anuncia la Buena Nueva y trabaja por una sociedad más justa y reconciliada. Cree, vive, glorifica, anuncia y avanza hacia la felicidad, ya, hoy no mañana, hoy, hoy". Culminó con una inmensa ovación y el agitarse de centenares de banderitas celeste blancas.

Tras recibir la entrega de un regalo de un cuadro al óleo realizado por un emevecista guayaquileño mostrando al Sagrado Corazón de Jesús, un grupo de 12 agrupadas presentó una bella coreografía, una danza típica en torno a una imagen de San José. Llena de simbolismo, la danza, que entre sus letras tenía las palabras "madera de guerrero", sirvió para expresar la alegría del camino cristiano y dio ocasión a que las bailarinas ofrecieran al santo varios regalos simbólicos. Tras este bello cuadro que fue muy aplaudido y la canción coreada por centenares de voces, tocó el turno a los agrupados. Varias filas de jóvenes con camisas blancas fueron subiendo al estrado y cantando en un sobrecogedor in crescendo la canción a Cristo Rey, "Viva Cristo Rey". En un momento, otro grupo de unos treinta jóvenes avanzaron por el pasillo central encabezados por una cruz de unos dos metros con el Señor crucificado, acompañado por una serie de antorchas flameantes que fueron sirviendo para que la multitud asistente encendiera velas. La impresionante experiencia de fe se centró en la cruz, que llegada al escenario fue sostenida al centro del mismo, entre cuatro antorchas, mientras más y más voces se sumaban al himno a Cristo Rey.

Para finalizar se tuvo unos momentos de oración, lecturas de unos pasajes del Fundador sobre la centralidad del Señor Jesús en la propias vidas y el canto tradicional en Ecuador "Cristo es mi Rey". Culminada la celebración de fe, se retiró el Fundador en medio de los aplausos y el agitar de banderitas de los centenares de asistentes.

Varios medios de prensa y de televisión cubrieron este importante evento de la juventud católica de Santiago de Guayaquil.