MVC
- 9 de mayo de 2012 -
English Português
Evangelio
Meditación
Archivo
Subsidios
Quienes somos
Enlaces
Ticker
Comparta NE
Escríbanos
Ayude a NE



Otros recursos:

Exhortación apostólica post-sinodal del Papa Benedicto XVI "Sacramentum caritatis"

Conferencia de L.F. Figari en el Congreso Mundial de Movimientos Eclesiales (texto resumido-versión oral)

Encíclica del Papa Benedicto XVI "Deus caritas est"

Mensaje final del Sínodo de los Obispos sobre la Eucaristía

Entrevista al Fundador del Movimiento de Vida Cristiana sobre el Sinodo

Noticias de la Familia Sodálite

Noticias del Fundador de Movimiento de Vida Cristiana

Noticias del Sodalicio de Vida Cristiana

¡Gratis! Tema alusivo a Noticias Eclesiales para tu pocket pc

Descargue Gratis libro electrónico con la Carta Encíclica Ecclesia de Eucaristía

Carta Encíclica Ecclesia de Eucaristía del Papa Juan Pablo II

Descargue Gratis devocionario mariano "Con María en Oración"

Haga de ésta su Página Inicial

Este site publica también en formato RSS

 

- Búsqueda -

 
 

La oración es "precioso instrumento" para superar toda prueba, recuerda Papa Benedicto XVI

Roma, 9 (NE – eclesiales.org) La oración constante "es un precioso instrumento para superar cualquier prueba". Así lo afirmó el Papa Benedicto XVI, al dirigirse hoy a los peregrinos reunidos para la audiencia general. Dentro del ciclo dedicado a la oración en la Iglesia primitiva, esta mañana el Santo Padre ha centrado su catequesis en el último episodio de la vida de San Pedro narrado en los Hechos de los Apóstoles, cuando fue encarcelado por Herodes Agripa y liberado por un ángel del Señor. El Papa ha recordado a los diez mil fieles presentes en la plaza de San Pedro que, mientras el Apóstol estaba en la cárcel, la Iglesia rezaba constantemente por él. Así, ha explicado el Papa, “la fuerza de la oración incesante de la Iglesia llega a Dios, y el Señor escucha y efectúa una liberación impensable e inesperada enviando a su ángel”. El Pontífice ha subrayado la actitud de Pedro mientras permanecía en la prisión: estaba durmiendo cuando aparece el ángel. En en una situación tan crítica, esto puede parecer extraño, “y sin embargo denota tranquilidad y confianza: se fía de Dios, sabe que está rodeado de la solidaridad y la oración de los suyos, y se abandona totalmente en las manos del Señor. Así debe ser nuestra oración: asidua, solidaria con los demás, confiando plenamente en Dios que nos conoce en lo más íntimo y nos cuida”. El episodio de la liberación de Pedro, ha concluido Benedicto XVI, “nos dice que la Iglesia, cada uno de nosotros, atraviesa la noche de la prueba, pero la vigilancia incesante de la oración nos sostiene. (…) Mediante la oración constante y confiada, el Señor nos libera de las cadenas, nos guía, (…) nos da serenidad de corazón para afrontar las dificultades de la vida, incluso el rechazo, la oposición, la persecución. (…) El Apóstol, a pesar de estar encadenado, se siente tranquilo, con la certeza de no estar nunca solo: la comunidad está rezando por él, el Señor está a su lado; es más, sabe que 'la fuerza de Cristo se manifiesta plenamente en la debilidad”.