MVC
- 20 de abril de 2014 -
English Português
Evangelio
Meditación
Archivo
Subsidios
Quienes somos
Enlaces
Ticker
Comparta NE
Escríbanos
Ayude a NE



Otros recursos:

Exhortación apostólica post-sinodal del Papa Benedicto XVI "Sacramentum caritatis"

Conferencia de L.F. Figari en el Congreso Mundial de Movimientos Eclesiales (texto resumido-versión oral)

Encíclica del Papa Benedicto XVI "Deus caritas est"

Mensaje final del Sínodo de los Obispos sobre la Eucaristía

Entrevista al Fundador del Movimiento de Vida Cristiana sobre el Sinodo

Noticias de la Familia Sodálite

Noticias del Fundador de Movimiento de Vida Cristiana

Noticias del Sodalicio de Vida Cristiana

¡Gratis! Tema alusivo a Noticias Eclesiales para tu pocket pc

Descargue Gratis libro electrónico con la Carta Encíclica Ecclesia de Eucaristía

Carta Encíclica Ecclesia de Eucaristía del Papa Juan Pablo II

Descargue Gratis devocionario mariano "Con María en Oración"

Haga de ésta su Página Inicial

Este site publica también en formato RSS

 

- Búsqueda -

Otros titulares

Sodalitium Christianae Vitae celebra nuevo aniversario de aprobación pontificia
9 de Julio

Centenares de personas se reúnen en Lima para escuchar a Fundador de la Familia Sodálite
3 de Marzo

"La santidad es posible hoy día", recuerda fundador del MVC
20 de Febrero

Fundador de Familia Sodálite llama a fortalecer la identidad cristiana de católicos en América Latina
15 de Octubre

Se realiza en Medellín II Congreso Internacional de Betania
8 de Octubre

Agencia de noticias del Vaticano publica entrevista al Fundador de la Familia Sodálite en Dossier sobre realidades en la Iglesia
30 de Julio

Sodalicio de Vida Cristiana celebra décimo aniversario de Aprobación Pontificia
9 de Julio

Papa Benedicto XVI concede Indulgencia plenaria con ocasión de X Aniversario de la Aprobación Pontificia del Sodalicio de Vida Cristiana
4 de Julio

Un grupo de peregrinos brasileños del MVC viajaron al Santuario de Aparecida a saludar a la Inmaculada Concepción y tuvieron un encuentro con el Fundador del Movimiento
4 de Junio

IV Jornada Emevecista celebra los 10 años del MVC Ecuador
24 de Abril

Santo Padre Benedicto XVI invita a personalidades latinoamericanas a participar en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Aparecida
11 de Abril

Con intensa Misa presidida por el Cardenal Cipriani concluyó III Asamblea General del Sodalicio de Vida Cristiana
11 de Diciembre

Con gran júbilo Familia Sodálite en cinco continentes celebró 35 aniversario de la fundación del Sodalitium
9 de Diciembre

Papa Benedicto XVI concede Indulgencia Plenaria con ocasión del 35 aniversario del Sodalicio de Vida Cristiana
7 de Diciembre

 
 

Noticias sobre Luis Fernando Figari, fundador del Movimiento de Vida Cristiana

Fundador del Sodalitium convocado al Sínodo de Obispos en el Vaticano

Roma, 6 (NE – eclesiales.org) A través de un comunicado de la Santa Sede se informó hoy que el Sínodo de los Obispos ha nombrado al Fundador y Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana, Don Luis Fernando Figari como “auditor” para participar en la XII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que se llevará a cabo el próximo mes de octubre en el Vaticano. El encuentro, a realizarse del 5 al 26 de octubre, reflexionará sobre el tema “La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia”.

El Sínodo de los Obispos fue creado por el Papa Pablo VI en 1965, en respuesta a los deseos de los Padres del Concilio Vaticano II de conformar una asamblea de Obispos de todo el mundo, escogidos por el Papa, que se reúnen en ocasiones determinadas para fomentar la unión con el Santo Padre y ayudarlo en temas referidos a la acción de la Iglesia en el mundo. Aunque se trata de una asamblea de Obispos, pueden convocarse a sacerdotes y laicos para enriquecer la reflexión de la asamblea.

En esta ocasión son sólo 37 auditores, entre sacerdotes y laicos, los que han sido invitados. Los auditores, al igual que los obispos que asisten al sínodo, participan en sesiones plenarias y en los grupos lingüísticos para profundizar en la materia por tratar. Este sínodo sobre la Palabra de Dios tendrá dos puntos de referencia: el primero es el Sínodo anterior sobre la Eucaristía y el segundo es el Año Paulino.

Luis Fernando Figari, consagrado, nació en Lima en 1947, es el Fundador del Sodalicio de Vida Cristiana, Sociedad de Vida Apostólica de Derecho Pontificio, aprobada por el Papa Juan Pablo II en el año 1997. En el año 2002 fue nombrado por S.S. Juan Pablo II consultor del Pontificio Consejo para los Laicos, alto puesto de servicio en el que ha sido ratificado. Ha participado igualmente en el anterior Sínodo de Obispos realizado el año 2005 y en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano realizada en Aparecida en 2007.

Es también fundador del Movimiento de Vida Cristiana, la Fraternidad Mariana de la Reconciliación, las Siervas del Plan de Dios, así como la Hermandad Nuestra Señora de la Reconciliación y la Asociación de María Inmaculada. Estas instituciones eclesiales fundadas por Luis Fernando Figari comparten una espiritualidad común y constituyen la Familia Sodálite. En la actualidad los miembros de esta familia espiritual de la Iglesia Católica se encuentran en numerosos países de América, Europa, África, Asia y Oceanía.

Sodalitium Christianae Vitae celebra nuevo aniversario de aprobación pontificia

Lima, 9 (NE - eclesiales.org) En espíritu de oración y de acción de gracias, la Familia Sodálite celebró ayer un nuevo aniversario de la aprobación pontificia del Sodalitium Christianae Vitae. Con celebraciones en los diversos lugares donde se encuentra presente esta familia espiritual, se recordó el décimo primer aniversario de la aprobación del Sodalitium por parte del Papa Juan Pablo II, el 8 de julio de 1997. En la ciudad de Lima, donde nació el Sodalicio, tuvo lugar una Eucaristía en la iglesia Nuestra Señora de la Reconciliación, que contó con la presencia de integrantes de las diversas asociaciones que forman esta familia espiritual.

La Santa Misa fue presidida por Mons. Alcides Mendoza Castro, Arzobispo emérito del Cusco (Perú) quien fuera el Obispo más joven en asistir al Concilio Vaticano II y acompañara al Sodalitium desde los inicios de su fundación. El Arzobispo recibió un caluroso saludo por parte de todos los presentes, al haberse celebrado el 6 de julio el quincuagésimo aniversario de su ordenación episcopal.

Durante su homilía el Arzobispo afirmó que se trataba de un día de “alegría y regocijo porque vemos como la mano de Dios hace fecunda la obra de los hombres, porque esta obra se orienta al bien de la humanidad, para comunicar al Señor, y teniendo como camino para ello a María, la Madre de Jesús”. “Se puede decir –añadió- que la semilla sembrada con carácter de Evangelio por Luis Fernando fue germinando, fue produciendo árboles, grandes, que pasados los años se cargaron de fruto, y este fruto con sabor a Trinidad y a María, no solo alimenta las almas, y edifica el pueblo de Dios, sino que se hace como un semillero verdadero de santidad. Por eso podemos decir: este día hecho por el Señor, llenémonos de regocijo”.

“Queridísima familia Sodálite –señaló más adelante-, Cristo el Señor, desde la eternidad, por acción del Espíritu Santo, ha puesto su mirada en nosotros, para elegirnos, para tomar de entre los hombres, constituidos en favor de los hombres, para que deis fruto abundante, como hasta ahora lo viene haciendo la Familia Sodálite, como ahora lo hacéis vosotros y vosotras, que tenéis la felicidad de pertenecer a esta familia.

“Doy gracias a Dios que ha querido enriquecer a la Iglesia, como un fruto del Concilio Ecuménico Vaticano II, con esta gran familia. Bendigo al Señor que ha hecho que esta semilla sembrada en el Perú, extendida hoy a diversos países del mundo, se convierta en ese árbol frondoso”. Que “María nuestra Madre acoja nuestras plegarias en esta noche”, señaló al concluir su emotiva homilía.

Durante la comunión, la asamblea se unió al canto en quechua del «Apu Yaya Jesucristo», tan querido por Monseñor Alcides y reflejo del fervor del pueblo andino. Al concluir la celebración, Mons. Mendoza recibió nuevamente un caluroso aplauso de reconocimiento por su labor al servicio de la Iglesia. El prelado agradeció el significativo gesto, alentando la labor del Sodalitium al servicio de la Evangelización.

Centenares de personas se reúnen en Lima para escuchar a Fundador de la Familia Sodálite

Lima, 3 (NE – eclesiales.org) Ante más de dos mil integrantes de la Familia Sodálite el fundador de esta familia espiritual, D. Luis Fernando Figari, invitó en la Arquidiócesis de Lima a un mayor compromiso evangelizador que se manifieste en la vida cotidiana. Centenares de personas, desde jóvenes a personas mayores, se congregaron en el Centro Pastoral Nuestra Señora de la Evangelización para la conferencia del fundador del Movimiento de Vida Cristiana, que se desarrolló bajo el lema "Apóstoles del Señor". La gran multitud presente cubrió los amplios espacios de ese centro pastoral, y muchos siguieron la conferencia a través de una gran pantalla que pasaba las imágenes y el audio de las palabras del Fundador del MVC.

Durante sus palabras D. Luis Fernando Figari recordó el lema elegido por el Papa para la Conferencia episcopal latinoamericana realizada en Aparecida -en la que participó como invitado especial del Santo Padre- "Discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos, en El, tengan vida", iniciando su reflexión invitando a tomar consciencia de lo que estas palabras significan. Señaló que ese lema era como una síntesis de inmensa fuerza y un envío para los cristianos de América Latina.

En la primera parte de la vibrante conferencia, que llamó compartir, reflexionó sobre la situación actual del mundo, que evidencia una "crisis" y una "sociedad con valores trastocados". Asimismo lamentó la presencia en muchos católicos de lo que llamó "virus de la rutina", que "ciega a muchos a la luz, hace invisible al mensaje" y "sordos al susurro del Espíritu", impidiendo a las personas ver la realidad y actuar conforme a ella. Al respecto continuó reflexionando sobre la presencia de una "cultura de muerte", que "no solo mata, sino que no produce vida, y atenta así contra el Plan de Dios".

Ante esta situación trágica, afirmó, muchas personas están "anestesiadas, no se dan cuenta" y viven a "un ritmo acelerado de fuga". Como señal de esto señaló la "soledad de muchas personas en medio de la multitud, el hastío en medio de tanto quehacer, el doble corazón" que lleva a una ruptura de lealtades a Dios y al mundo que se opone a Dios, y afirmó que esto lleva a que muchos queden atrapados en esa ruptura entre fe y vida y que no reflexionen sobre preguntas esenciales, como "quién soy, para qué he nacido, a dónde voy". "Se busca evitar estas preguntas con la fuga", enfatizó. Indicó que la "rutina" era un vicio gravísimo en nuestro tiempo y ante el que se debía reaccionar con energía pues al rutinizar lo valioso lo tornaba invisible. Al respecto exhortó a todos los presentes a "cuidarse de la rutina. No hacerlo es correr a toda velocidad hacia la ruina personal, ruina para la eternidad".

Más adelante, usando varios ejemplos didácticos, afirmó la necesidad de "hacer silencio" para poder "oír la Palabra con la fuerza que ella tiene", abriéndose a los misterios de Dios que son "una sinfonía". "Dios habla en la calma, en la interioridad, en el silencio", destacó, invitando asimismo a "admirar la belleza de la verdad, entusiasmarse con el bien que esa verdad revela y hace patente".

El Fundador de diversas asociaciones eclesiales extendidas en los cinco continentes exhortó luego a una mayor conversión, yendo "hacia lo esencial" y "no dejándose engañar" por ilusiones, avanzando "hacia aquello que dura siempre, que es esencial", viviendo la cuádruple reconciliación con Dios, con uno mismo, con los demás y con la creación toda. "Vive el amor de Dios en la propia realidad, elimina las rupturas, obtén la unidad", enfatizó, señalando la necesidad de "poner todo el empeño para cooperar con la gracia, como enseña el Apóstol Pedro en su II Carta".

"Lo que interesa es la realización del ser humano según el Plan de Dios, recuperar la identidad de quienes somos, para poder así con la fuerza de la gracia ser más persona humana". Debemos "dejar tocarnos por la gracia, responder a ella con todo empeño", afirmó, viviendo con "coherencia, con ambición de felicidad, de realización, de alcanzar la Comunión de Amor". Al respecto, recordando las palabras de invitación pronunciadas en Roma para la Familia Sodálite por el recordado Papa Juan Pablo II, las recordó y señalo a los miembros de esta familia espiritual con las palabras del Siervo de Dios la necesidad de ser "artesanos de reconciliación".

Recordando nuevamente el lema propuesto por el Papa Benedicto XVI destacó la necesidad de "ser discípulos, dejarse transformar por Jesús" y "misioneros, anunciando esa riqueza a tiempo y destiempo", alentando de modo especial a una vivencia de la "caridad social, a la promoción humana, que quiere servir al más necesitado" y "construir un mundo más justo, pacífico, reconciliado".

En la última parte del intenso discurso que duró casi hora y media, L.F. Figari reflexionó sobre el tema de la vocación, realizando una distinción esencial entre "vocación" y "carrera". El tema de la vocación, señaló, es "un tema que debe plantearse todo ser humano para no errar", para que "desde la libertad, descubriendo el Plan de Dios" avance "por el sendero de la vocación, responda a su llamado, siempre a la santidad, ya sea por el matrimonio, el sacerdocio o la vida consagrada". Al respecto señaló que la elección de carrera o profesión debe ser un segundo momento, tras haber discernido lo principal que es el tema de la vocación. Invitó a los numerosos padres de familia presentes a que educaran a sus hijos, si los tenían y estaban en edad para ello, a un discernimiento vocacional auténtico, buscando lo que Dios les está diciendo, "pues Dios, que es Amor, quiere el bien para cada uno". Por ello, señaló se hace necesario descubrir cuál es su llamado para uno, sin miedos. Repitió las palabras del Papa Benedicto sobre que "Cristo lo da todo", pronunciadas al inicio de su Pontificado.

Al concluir dedicó un tiempo a la persona de Santa María, partiendo de una reseña de lo que enseña la fe de la Iglesia sobre la Santísima Virgen y deteniéndose a analizar el Testamento del Señor Jesús en la Cruz. ¡He ahí a tu Madre! Señaló a la Virgen como "síntesis de perfecta discípula y misionera", quien vivió estas realidades "por excelencia". "Por Cristo a María, y por María más plenamente al Señor Jesús", planteó y desarrolló esos conceptos en palabras llenas de entusiasmo. "Ella es puerta, escuela, camino para llegar a Jesús", para entrar "en sintonía" con El. Exhortando a los presentes a un mayor compromiso cristiano, el Fundador de la Familia Sodálite termino su discurso invitando a "ser apóstoles y misioneros para ser santos. ¡Misión a cumplir! ¡Tarea que realizar! Seamos apóstoles del Señor Jesús. ¡A evangelizar!".

"La santidad es posible hoy día", recuerda fundador del MVC

Lima, 20 (NE - eclesiales.org) Abrirse a la gracia de Dios y avanzar intensamente por el camino de la santidad fue la invitación realizada el sábado por D. Luis Fernando Figari, fundador del Movimiento de Vida Cristiana, a líderes de este movimiento eclesial reunidos este fin de semana en la ciudad de Lima. En el marco de un Encuentro formativo de líderes del MVC , que congregó a más de cuatrocientos participantes emevecistas de diversas ciudades de Perú, el Fundador invitó a la coherencia cristiana en la vida cotidiana y a un anunció "en primera persona" del Evangelio.

En sus espontáneas palabras el fundador del MVC recordó a los emevecistas que provenientes "de distintos lugares han venido a prepararse, a profundizar en su interioridad, a profundizar en el llamado que Dios les hace, a tomar conciencia de lo que significa ser bautizado, ser sumergido en la muerte de Cristo para asumir su resurrección, su vida plena".

Asimismo, durante sus intensas palabras que fueron seguidas atentamente por los presentes, invitó a tener esa "consciencia permanente" de que "tenemos que transformarnos, cambiar, revestirnos de la mente del Señor, de los sentimientos del Señor, dejarnos guiar por Santa María, acogiendo lo que Ella nos va transmitiendo desde su corazón, acogiendo ese ardor, esa llama viva, y dejándonos consumir en esa llama viva. Eso es el proceso que sigue a lo que significa ser bautizado, eso es lo que llamamos el camino de santificación, eso es lo que responde a la exhortación de: 'sé Santo'".

"Levántate hacia arriba, mira hacia arriba, mira el Sol de justicia, deja que su luz y su calor se impregnen en ti -exhortó más adelante-, para que tú puedas transmitir a los demás esa experiencia de encuentro, esa experiencia de vida, esa experiencia de recorrer el camino de la santidad, y con tu vida concreta, con esa vida que vives diariamente puedas decir: la santidad es posible hoy dí­a; por que Cristo Jesús es real, porque me ama y me da fuerza".

De igual modo recordó a los participantes en el encuentro en Lima que el Señor Jesús "está en la Cruz por amor y ternura hacia nosotros, que resucita y nos abre el camino de la plena reconciliación con Dios Padre por amor y ternura. Que nos invita a ser sus apóstoles por amor y ternura. Y tenemos que dejarnos acoger totalmente por el Señor. Tenemos que dejarnos impregnar por su gracia para poder escuchar en nuestro interior ese afán de incendiar todo en amor".

"Debemos cuidar el tesoro de nuestra fe -señaló al concluir-, debemos alimentarlo siempre con la esperanza que nos es dada. Y debemos expresarlo en una caridad que se abra como los brazos del Señor a todo el mundo, para abrazar a todo el mundo, para transmitir esa riqueza que tenemos, que es Jesús, Dios y hombre, el Hijo de María, para como Ella misma llevarlo mientras estamos ayudando también a la transformación de realidades estructurales. Llevar a Jesús. Nunca dejar de llevar a Jesús. Nunca dejar de transmitir a Jesús. Nunca dejar de comunicar a Jesús porque vivimos a Jesús, porque estamos totalmente poseídos por el Señor, porque todo nuestro corazón irradia de Él, y porque su luz y calor, por gracia especial del Espíritu Santo, se transmite desde nuestro corazón al corazón de los demás".

Este encuentro de profundización de líderes del Movimiento de Vida Cristiana se realizó los días 15, 16 y 17 de febrero, en el Centro Pastoral Nuestra Señora de la Evangelización, en la capital peruana. Bajo el lema "Llamados a la Nueva Evangelización", el encuentro de reflexión y metodología se realizó en un intenso clima de oración y de ardor apostólico. Durante las jornadas del encuentro, los emevecistas participaron de charlas, talleres, diálogos en grupos y momentos de oración, y la Santa Misa.

Fundador de Familia Sodálite llama a fortalecer la identidad cristiana de católicos en América Latina

Lima, 15 (NE - eclesiales.org) Reforzar la identidad de los católicos en América Latina para ser auténticos "discípulos y misioneros" de Jesucristo fue la invitación realizada el día jueves por D. Luis Fernando Figari, fundador de la Familia Sodálite, al ofrecer la primera conferencia en el Segundo Congreso Nacional Misionero que se realizó en la Arquidiócesis de Lima. El encuentro, que concluyó ayer Domingo, fue inaugurado en la capital peruana por el Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani.

Bajo el título "El Cristiano: Discípulo y Misionero de Cristo" el fundador de diversas asociaciones eclesiales ofreció importantes orientaciones para alentar en tierras latinoamericanas una nueva evangelización que implique una vida cristiana comprometida y coherente. Entre sus reflexiones, que contaron con frecuentes referencias a los mensajes de S.S. Benedicto XVI en su primera visita como pontífice a América Latina así como a las Conclusiones de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Aparecida, en la que participó como miembro invitado por el Santo Padre, L.F. Figari destacó la importancia de fortalecer la identidad cristiana de los fieles, más aún en un tiempo en el que está "siendo atacada de mil y una formas, debilitando la adhesión a la fe y las manifestaciones cotidianas, en la vida diaria, así como socio-culturales, de esa adhesión a la fe de la Iglesia".

Reflexionando sobre la importancia de ser discípulos y misioneros, afirmó que "desde un corazón de discípulos de Jesús" es necesario llevar "por medio de un compromiso misional y apostólico a Cristo" para que las personas "tengan en Él vida, en un proceso humilde y sin triunfalismos, donde seamos todos conscientes de ser 'evangelizadores permanentemente evangelizados'".

"De ese proceso fundado en el realismo evangélico -que va a lo realmente central, libre de todo fárrago de ideologías o presunciones del 'hombre viejo'-, se pasa al realismo de las consecuencias que en el ámbito temporal tiene el seguir al Señor Jesús, del que brota el ansia de construir un mundo mejor, más justo, fraterno, pacífico y reconciliado, es decir un mundo según el Plan de Dios, proyecto al que cada uno según su vocación debe comprometerse", señaló.

Más adelante afirmó que, entre otras cosas, "el llamado a tomar en serio la urgencia de la nueva evangelización reclama que se recupere la conciencia de lo que realmente es el Bautismo y lo que implica como cambio real interior para la persona que lo recibe, haciéndola ingresar al proceso vital de ser discípulos misioneros". Al respecto, resaltó que "esta misión de la Iglesia de anunciar el Evangelio cae primero sobre el discípulo que requiere ser evangelizado". Precisamente, continuó, "dado que el discípulo debe evangelizar desde la fe recibida y su experiencia personal de su encuentro con el Señor Jesús, desde su experiencia de evangelizado, al estar esto débil, la secuencia del proceso evangelizador y misionero se debilita y flaquea. Hoy vemos las consecuencias de ello".

El fundador de la Familia Sodálite trató luego sobre la misión de la Iglesia, tanto la misión "ad gentes", "con el anhelo de que el anuncio de Cristo llegue a todo el mundo y sea reconocido como Dios y Señor", como la misión "ad intra Ecclesiae", "es decir dentro del mismo Pueblo de Dios", destacando la importancia de esta última en el hoy de la Iglesia, "sin olvidar la preocupación por la misión de la Iglesia universal". "El proceso de secularismo y todos sus acompañantes han seguido y hoy los obispos nos hablan de la Gran Misión Continental. Es decir convocan a misionar en nuestras propias tierras bendecidas por la simiente de la evangelización constituyente, como la llamó Puebla".

"Vivimos tiempos de urgencia, tiempos de acción en los que el compromiso efectivo no se puede hacer esperar. La misión que anuncia el Evangelio del Señor Jesús es una tarea que debe asumir su rol prioritario en la vida de cada cual. Perder de vista esa dimensión fundamental del apostolado es arriesgar perder de vista la meta a la que nos sentimos llamados, la participación plena en la Comunión de Amor por toda la eternidad", agregó.

Al concluir puso como ejemplo a Santa María, "discípula y misionera por excelencia", quien "nos ilumina sobre cómo hemos de vivir esas dimensiones fundamentales de la vida cristiana en nuestra realidad concreta". Recordando la visitación de Santa María a su prima Isabel afirmó que en ese pasaje la Madre de Dios nos muestra "el proceso del discipulado, ésa es la dinámica de la misión: acoger, interiorizar al Señor, dejar que su Vida se exprese en toda nuestra vida, permitir que irradie su luz y su calor a los demás, y ser nosotros dóciles cooperadores de esa irradiación evangelizadora. La obediencia amorosa al Plan divino de María Virgen es la clave del discipulado misionero".

Se realiza en Medellín II Congreso Internacional de Betania

Medellín, 8 (NE – eclesiales.org) Cerca de 400 delegadas de grupos de Betania del Movimiento de Vida Cristiana de diversos países se reunieron en Medellín (Colombia) del 5 al 7 de octubre con ocasión del II Congreso Internacional de esta asociación. Estuvo presente el Coordinador General del MVC, D. Eduardo Regal, quien acompañó la marcha y deliberaciones del congreso. El I Congreso Internacional se realizó en Santiago de Guayaquil.

D. Luis Fernando Figari, fundador del Movimiento de Vida Cristiana, hizo llegar un Mensaje a las delegadas betanias al II Congreso Internacional. “Se han querido reunir en esta ocasión –señaló en su mensaje- en la muy querida Colombia, en la ciudad de la eterna primavera, como llaman a Medellín. En esa región montañosa de la tierra colombiana fue fundada a mediados del siglo XVII la ciudad que, con su calidez de siempre, les recibe como la Villa de Nuestra Señora de la Candelaria. Apreciemos ese hermoso signo mariano que se empieza a expresar desde sus orígenes y que hoy reúne en sus tierras a un grupo de personas que han recibido con entusiasmo el legado de Jesús desde lo alto de la Cruz, “He ahí a tu Madre”. Allí en la capital del Departamento de Antioquia se realizó en 1968 la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano de la que brotaron documentos que buscaban implementar pastoralmente el fundamental Concilio Vaticano II en la gran patria latinoamericana. Fue con esa ocasión que un descendiente de Pedro visitó por primera vez tierras americanas. La presencia del Papa y sus mensajes pusieron sobre los ojos y oídos de América Latina la importancia de la evangelización integral que recogió el auténtico Medellín, el que fue fruto del fraterno encuentro de obispos llegados de diversas partes de nuestro Continente. Poco antes el recordado Santo Padre Pablo VI había proclamado la importancia del desarrollo integral de la persona humana en su encíclica Populorum Progressio. En ella se delinea un horizonte que abarca a todo el ser humano, que va desde sus necesidades básicas a la más fundamental de todas, su orientación a la comunión con Dios Amor. Sus mensajes fueron decisivos para los Pastores que supieron abrir sus mentes y corazones a la tarea de una evangelización comprensiva y al desarrollo integral como se lee en las conclusiones de su asamblea. Fue en aquella ocasión que llamaron a una “nueva evangelización” de América Latina, tema que tomaría emblemáticamente el Siervo de Dios Juan Pablo II y lo propusiera incansablemente a nivel universal. Todos esos elementos han sido afluentes que han alimentado la visión sodálite y la impostación que buscamos vivir y compartir en la vida cotidiana y en un apostolado consciente de la dimensión misionera del cristiano. Por todo ello de manera muy especial me entusiasma que hayan elegido Medellín como sede de este II Congreso Internacional”.

“Como lema para este encuentro de tanta importancia en las tareas de la nueva evangelización, han tomado un tema central que nos acompaña desde mucho tiempo atrás en la espiritualidad sodálite, “Evangelizadoras permanentemente evangelizadas”. Este lema va al núcleo de la misión que el Papa Benedicto XVI ha indicado para la renovada acción evangelizadora de América Latina: “Discípulos y misioneros de Jesucristo, para que nuestros pueblos en Él tengan Vida”. Va a lo realmente importante, a lo esencial, a aquello sin lo cual todo lo demás se derrumba o pierde su sentido: “Jesucristo, Camino, Verdad y Vida”. El corazón y núcleo central, así como la clave de análisis de las Conclusiones de la reunión episcopal de Aparecida están allí. El título que han elegido es pues una buena interpretación del momento que vive la Iglesia en estas tierras latinoamericanas, así como un augurio del renovado empeño que habrán de poner las betanias de todo el mundo, pero particularmente de estas tierras cuya identidad constituyente ha brotado a la siembra de la semilla del Evangelio, en anunciar desde su propia experiencia de fe y caridad a Jesucristo, el mismo ayer, hoy y siempre.”

“El impulso fundamental en la vida cristiana se produce al acoger al Evangelio Vivo en la propia interioridad, abriéndose a sus alcances y correspondiendo a los dones recibidos con una vida cotidiana coherente, y al volcarse en el servicio evangelizador. Al hacerlo, la savia de la vida que nos sustenta e impulsa se mueve en un dinamismo que lleva a anunciar infatigablemente al Señor Jesús, único Reconciliador, y al tiempo que el creyente lo hace experimenta que está siendo también más evangelizado y reconciliado uno mismo, y así se percibe con mayor claridad el llamado a la santidad, meta que no solamente se debe tener presente sino que debe impregnar nuestro peregrinar día a día.”

“Queridas betanias, al ser evangelizadoras permanentemente evangelizadas no teman entregarle sin miedo sus vidas al Reconciliador, cada quien viviendo la experiencia del encuentro y la amistad con Jesús y anunciándolo desde esa vida cristiana vivida. Así serán comprometidas artesanas de la reconciliación, aspirando en sus vidas y sus obras a estar permanentemente reconciliadas y a contribuir a la transformación del mundo de hoy a uno más humano, más justo, más pacifico y reconciliado según el Plan de Dios.”

“Como betanias que siguiendo el espíritu de la Casa de la Dulce Acogida saben saborear el don y gran regalo de la amistad de Jesús, deben interiorizar esa experiencia y anunciarla, dando un constante testimonio misional del Evangelio. La aspiración a día a día conformarse más y más con el Señor Jesús, no las abandone nunca. Su anuncio no sólo busca llevar la Buena Noticia a los corazones, sino que al tiempo que las invita a ser evangelizadas y reconciliadas, las alienta, desde su experiencia, cercanía y amor a Dios, a ser evangelizadoras permanentemente evangelizadas, reconciliadoras permanentemente reconciliadas, hoy y siempre. Toda la misión evangelizadora, apostólica, brota desde la gracia de Dios recibida y atesorada en una vida de fiel.”

“Que María Santísima modelo de evangelizadora permanentemente evangelizada, que aprendía de Jesús y vivía con la fuerza de su existencia tan maravillosa experiencia del amor de Dios, interceda por todas y cada una de las betanias y les obtenga la gracia que las impulse a vivir esta dimensión de adherirse con todo su ser al Evangelio, anunciándolo y dejándose evangelizar con su fuerza reconciliadora.”

Agencia de noticias del Vaticano publica entrevista al Fundador de la Familia Sodálite en Dossier sobre realidades en la Iglesia

Roma 30 (NE - eclesiales.org) Con ocasión de publicar un Dossier sobre diversas realidades en la Iglesia, este 28 de julio, la Agencia Fides, de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, ha publicado una extensa entrevista a D. Luis Fernando Figari, fundador de la Familia Sodálite. En la entrevista concedida a la agencia vaticana el fundador y pensador de origen peruano recuerda diversos hitos en los orígenes e historia de esa familia espiritual, hoy extendida a los cinco continentes, destacando asimismo algunos de los principales desafíos y perspectivas para la evangelización en estos inicios de un nuevo siglo. La entrevista va pasando de una a otra de las diversas fundaciones que constituyen la Familia Sodálite, así como planteando interesantes preguntas sobre realidades de la Iglesia y del mundo.

Al ser preguntado sobre los orígenes del Sodalitium Christianae Vitae, Sociedad de Vida Apostólica aprobada por el Papa Juan Pablo II en 1997, L.F. Figari subrayó que su origen es Dios, como más adelante ratificará en otras respuestas: "la iniciativa siempre viene de Él". En relación a su propio itinerario espiritual señaló que fue Dios quien "suscitó un proceso de búsqueda sobre el sentido de mi propia vida y sobre la consciencia de que era urgentísimo construir una sociedad más justa, más respetuosa de la dignidad y los derechos humanos, más fraterna y pacífica. Fue un proceso intenso, iluminado por la fe, que fue haciéndose vida y me fue llevando a la convicción de que la clave de todo cambio está en el ser humano. Y la única fuerza que puede producir ese cambio en la persona es la fe". Poco a poco, señaló, fue "naciendo la idea de asociar a otras personas para el gran sueño de vivir la reconciliación traída por Jesús y de hacerse servidores de la Palabra para anunciar a todos que los espejismos y sucedáneos que tanto abundan no son la solución, sino que ella sólo está en el Señor Jesús".

En este proceso destacó asimismo "la cercanía y acompañamiento de varios Sucesores de los Apóstoles" desde el inicio de esta familia espiritual, lo que fue "motivo de mayor ardor en el compromiso por adherirse a la fe, llevarla al corazón y plasmarla en la acción cooperando con la amorosa gracia que el Espíritu derrama en los corazones, buscando en todo responder al divino Plan. Hoy con inmensa gratitud a Dios el mínimo Sodalitium está sirviendo en la misión de la Iglesia en numerosos países". Con el tiempo, recordó, buscando responder al Plan de Dios, tuvieron lugar las diversas fundaciones que conforman, junto al Sodalitium, esta familia espiritual en clara expansión.

Ante una pregunta de la Agencia Fides sobre el significativo crecimiento del Movimiento de Vida Cristiana en diversas partes del mundo, L.F. Figari destacó entre otras cosas que hoy "hay un gran hambre de Dios que requiere ser atendido" y recordó la "perspectiva dirigida al ser humano total" enraizada en la vida de dicho Movimiento eclesial. "Pero su crecimiento -añadió- no creo que se pueda atribuir a ello, ni al método pedagógico con que se vive el itinerario de fe, ni al sentido de comunión y fraternidad, sino tal vez a la invitación a que cada quien tome responsabilidad de la propia libertad, de acuerdo a su dignidad de persona humana. ¿Quizá por allí hay una clave? En corazones así dispuestos la gracia amorosa que el Espíritu derrama encuentra una cooperación efectiva. En última instancia toda bondad, todo bien viene de Dios".

Más adelante, respondiendo a una pregunta en torno a la evangelización de los jóvenes, el Fundador de la Familia Sodálite subrayó que "hay un sentido de aventura y de búsqueda de la verdad, de ansia de infinito, de nostalgia de reconciliación que está metido en lo profundo del joven. Cuando se tocan esas fibras interiores los jóvenes responden ansiando ser y vivir en autenticidad, escuchando lo hondo de su corazón. Se requiere intrepidez y dejar de lado el miedo. Por algo desde el Magisterio se viene repitiendo aquel '¡no tengáis miedo!', en vivo eco de Jesús. Los jóvenes que vencen el temor pueden vivir la audacia de la gran aventura del encuentro de amistad con el Señor Jesús. ¡Y de hecho muchos lo hacen!"

Preguntado luego sobre el papel que tienen los movimientos eclesiales hoy dentro de la Iglesia L.F. Figari afirmó que "ayer como hoy creo que es fundamental. Históricamente los movimientos han sido dones del Espíritu Santo en la vida de la Iglesia". "Estoy convencido -añadió- que han habido muchas oleadas de 'movimientos' a lo largo de la historia de la Iglesia. Es una de las maneras en que el Espíritu vitaliza al Pueblo de Dios. Hoy aparece una nueva floración de ellos. Maravilla el surgimiento de movimientos con características y formas tan diversas, con estilos distintos, respondiendo a diversas necesidades pero vinculados sólidamente a la comunión eclesial. El gran don del Espíritu que se expresa en los movimientos eclesiales que nacen en el hoy de nuestra historia, en el cauce del Concilio Vaticano II, ha sido puesto espléndidamente de relieve por el Magisterio del Papa Juan Pablo II y del Papa Benedicto XVI". Asimismo, afirmó que "esas oleadas de expresiones asociativas eclesiales que llamamos movimientos son respuestas del Espíritu Santo ante los desafíos y nuevas situaciones con las cuales se va encontrando la Iglesia en su historia".

Más adelante, al responder a una pregunta sobre los nuevos desafíos que aparecen ante la juventud al comenzar este nuevo siglo, lamentó que hoy en día "hay numerosas crisis que debilitan la fe, especialmente de aquellos que menos formados están en ella. El secularismo, el racionalismo, el agnosticismo funcional, el hedonismo, la desconfianza epistemológica, la desvalorización del intelecto, reduccionismos de todo tipo y otras tendencias e ideologías ampliamente difundidas hoy son como un humus negativo cultural en el que la persona se debate sin dejar de aspirar a superar esas trampas para ser aquello que desde su interior aspira a ser. Hay una dimisión generalizada de lo humano, de la dignidad de la persona. Este clima adverso podría sintetizarse en tres crisis: del pensamiento, de los deseos y de la acción. La juventud, en general, las sufre muy fuertemente por ser más proclive a caer en el subjetivismo, fomentado por los medios. Por ello el anuncio de la fe debe ser integral y responder a esas tres áreas críticas".

"Frente a toda la problematicidad en torno a la verdad y el subjetivismo, es necesario anunciar con claridad a Aquel que es 'la Verdad', ayudando a que el conocimiento de Jesús vaya parejo con sus enseñanzas, la fe que custodia la Iglesia. Ante una confusión entre ‘me gusta’ por tanto es bueno, ‘no me gusta’ por tanto es malo, ante la crisis de valores y de deseos, ofrecer el Camino del Señor, de Aquel que pasó haciendo el bien y que asume situaciones duras y que producen sufrimiento por causa de valores auténticos y mayores".

Respondiendo a otra de las preguntas formuladas por Fides, esta vez en torno a la propuesta que ofrece el Movimiento de Vida Cristiana frente a los nuevos problemas que se plantean en la sociedad y en la Iglesia, el fundador de la Familia Sodálite recordó que "sin Dios ni el hombre ni la sociedad pueden alcanzar sus metas. La respuesta del Movimiento nace de la fe y de la adhesión, afectiva y efectiva a la Iglesia. Hoy que tantas cosas son puestas en cuestión se tiene la firme convicción de que la fe y la activa vida eclesial constituyen la clave para la realización de la persona humana y para hallar respuestas a las dificultades que se presentan en la vida económica, social, cultural".

Asimismo, concluyendo la extensa entrevista realizada por la agencia de noticias vaticana, destacó que el "Movimiento de Vida Cristiana ha venido desarrollando sus actividades, buscando atender activamente al hambre de Dios, así como solidaria y fraternamente al hambre de pan, hambre de salud, hambre de techo, hambre de vestido, hambre de convivencia social reconciliada, de estructuras que respondan a la dignidad y derechos del ser humano según el divino Plan. Siendo lo fundamental la evangelización propiamente tal, el anuncio del Señor Jesús y su Reino, ante la descristianización creciente de nuestros tiempos, tampoco se debe dejar de recordar que el seguimiento de Cristo tiene consecuencias en la vida social que deben ser implementadas".

Si lo desea puede leer la entrevista completa en www.eclesiales.org/entrevistafides.html

Sodalicio de Vida Cristiana celebra décimo aniversario de Aprobación Pontificia

Lima, 9 (NE - eclesiales.org) Miembros de la Familia Sodálite en los cinco continentes celebraron con gran alegría el día de ayer el décimo aniversario de la Aprobación Pontificia del Sodalitium Christianae Vitae. Decenas de millares de personas en diversos lugares del mundo se beneficiaron asimismo con la especial Indulgencia Plenaria que el Papa Benedicto XVI concedió conmemorando el aniversario de la aprobación por parte del Papa Juan Pablo II en 1997 de esta Sociedad de Vida Apostólica, la única familia religiosa masculina de origen peruano que ha recibido la aprobación pontificia en la historia de la Iglesia.

La celebración central se realizó en la Arquidiócesis de Lima donde nació el Sodalitium. La gran multitud asistente sobrepasó la capacidad de la amplia iglesia, por lo que se tuvieron que colocar muchas sillas en los exteriores de la misma. Junto al Fundador del Sodalitium, D. Luis Fernando Figari, participaron de la Santa Eucaristía integrantes del Sodalicio de Vida Cristiana, del Movimiento de Vida Cristiana, de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación, de las Siervas del Plan de Dios, de la Asociación de María Inmaculada, y de la Hermandad de Nuestra Señora de la Reconciliación, así como gran número de amigos de esta familia espiritual. Asimismo estuvieron presentes integrantes de diversas congregaciones religiosas masculinas y femeninas que quisieron celebrar también el aniversario.

La Misa fue presidida por Mons. Octavio Ruiz Arenas, Vicepresidente de la Pontificia Comisión para América Latina. Concelebraron el Nuncio Apostólico de Su Santidad, Mons. Rino Passigato, y Mons. Kay Schmalhausen, S.C.V., Obispo Prelado de Ayaviri, así como numerosos sacerdotes. En su homilía Mons. Ruiz alentó a los miembros del Sodalitium y destacó su labor al servicio de la Evangelización. Recordando el aniversario, afirmó que "se trata de un acontecimiento que llena de gozo no sólo a los miembros del Sodalitium y de la Familia Sodálite, sino a la Iglesia toda que, desde hace ya más de 35 años, se enriqueció con el surgimiento de esta comunidad que ha contribuido grandemente a una renovada y fiel difusión del Evangelio".

Asimismo, recordó palabras del Cardenal Juan Landázuri, quien fuera Arzobispo de Lima al nacer el Sodalicio, llamando a esta sociedad "un signo inequívoco de la acción del Divino Espíritu". "Y ciertamente -agregó Mons. Ruiz- ha sido un don de Dios, adecuado a las actuales circunstancias en las que vive la Iglesia en nuestro Continente, la presencia y el testimonio fiel y firme de quienes se han unido a esta Sociedad de Vida Apostólica", añadiendo: "Bien conocemos todos su espíritu de vida compartida en el amor, como signo de comunión eclesial de todos sus miembros, que los lleva a poner en práctica permanentemente el mandamiento nuevo, para asemejarse cada vez más a Cristo el Señor, de cuyo corazón brota la expresión más plena de la misericordia del Padre, y dejarse configurar por la gracia divina en el amor".

De igual manera el Vicepresidente de la Pontificia Comisión para América Latina subrayó que los miembros del Sodalitium "en su actuar apostólico, han tenido el deseo permanente de vivir en una estrecha comunión con el Sucesor de Pedro, a quien han prestado muchos e invaluables servicios, como expresión de su espiritualidad de comunión. Es por ello que no han dudado en secundar con valentía aquellas acciones, tan profundamente arraigadas en el corazón tanto de Juan Pablo II como de Benedicto XVI, encaminadas a la defensa de la vida y la dignidad humana desde el momento mismo de su concepción, a la promoción de la familia en un mundo que la destruye y ataca permanentemente, a la evangelización de la cultura en una sociedad que quiere borrar de su entorno los valores que brotan del Evangelio, el trabajo solidario con los pobres y necesitados y el acompañamiento y amor a los jóvenes".

Al concluir su homilía el Prelado del Vaticano alentó a los miembros del Sodalitium y de la Familia Sodálite a "transparentar a Cristo por medio de su testimonio de amor. Y que su cariño filial a la Santísima Virgen María, en la advocación de Nuestra Señora de la Reconciliación, sea prenda de bendición y de fecunda labor apostólica".

Tras la celebración Eucarística tuvo lugar un fraterno encuentro en el que participaron centenares de miembros de la Familia Sodálite. Durante el encuentro integrantes del Sodalitium, de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación, así como de las Siervas del Plan de Dios, presentaron bellas estampas musicales expresando la alegría y la acción de gracias a Dios por las numerosas bendiciones concedida a lo largo de estos 10 años.

Papa Benedicto XVI concede Indulgencia plenaria con ocasión de X Aniversario de la Aprobación Pontificia del Sodalicio de Vida Cristiana

Roma, 4 (NE - eclesiales.org) Con ocasión de cumplirse el X Aniversario de la Aprobación Pontificia del Sodalitium Christianae Vitae, el Papa Benedicto XVI ha concedido una especial Indulgencia plenaria a los miembros de esta Sociedad de Vida Apostólica. La misma se hace extensiva a cuantos visiten las capillas del Sodalicio y en aquellos otros lugares que serán estipulados, mediando el cumplimiento de las condiciones acostumbradas.

"La Penitenciaría Apostólica, por mandato especial del Sumo Pontífice, concede gustosamente la Indulgencia plenaria, que podrá ser obtenida el día 8 de julio de 2007 en cualquier capilla del Sodalitium Christianae Vitae (así como en otros templos sagrados determinados con el consenso de los Ordinarios Diocesanos), cumplidas debidamente las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice), a los fieles cristianos verdaderamente arrepentidos que participen devotamente en una función sagrada o en un ejercicio piadoso, o al menos recen el Padre Nuestro y el Credo, añadiendo una piadosa invocación a la Santísima Virgen María".

El Sodalicio de Vida Cristiana es la única familia religiosa masculina de origen peruano que ha recibido la aprobación pontificia en la historia de la Iglesia. El Sodalitium Christianae Vitae fue fundado en Lima, en 1971, por D. Luis Fernando Figari.

Actualmente el Sodalicio de Vida Cristiana se encuentra trabajando además del Perú en Brasil, Colombia, Ecuador, Chile, Argentina, Costa Rica, Italia y Estados Unidos. Su familia espiritual está presente en los cinco continentes.

Un grupo de peregrinos brasileños del MVC viajaron al Santuario de Aparecida a saludar a la Inmaculada Concepción y tuvieron un encuentro con el Fundador del Movimiento

Encuentro del MVC en AparecidaAparecida, 4 (NE - eclesiales.org) El sábado 2 de junio llegó al Santuario Nuestra Señora de la Concepción Aparecida un numeroso grupo de peregrinos del Movimiento de Vida Cristiana de las ciudades de Río de Janeiro y San Paulo, principalmente. Luego de visitar la Basílica por la mañana, de orar y de acercarse con piedad filial a la imagen de la Virgencita de Aparecida, se dirigieron al promediar la tarde al auditorio central del Santuario donde habría de realizarse un encuentro con el fundador del Movimiento establecido en Brasil hace 21 años.

Más de 700 peregrinos estuvieron reunidos orando y cantando hasta la llegada de D. Luis Fernando Figari, dándose inicio en medio de barras, un agitar de banderitas de Brasil y cantos a la jornada de encuentro. En un ambiente festivo se realizó una liturgia inicial y una conclusiva en las que se recordó el nombre original del país que fue Tierra de la Santa Cruz, se entronizó una bella imagen de la Virgen Aparecida, y se pusieron símbolos náuticos y de pesca, así como una rosa blanca por cada una de las diversas ciudades brasileñas donde está presente el MVC.

Ricos y profundos testimonios de varias personas fueron presentados en el marco del encuentro, en el que habló Fernando Vidal, Coordinador del MVC en Brasil, así como el Fundador. Vidal comentó el Magisterio del Papa Juan Pablo II y del Papa Benedicto XVI sobre los movimientos eclesiales.

Encuentro del MVC en AparecidaEn su mensaje Luis Fernando Figari comentó la visita del Papa Benedicto XVI al Brasil, así como la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano que se había clausurado pocos días atrás en el mismo Santuario. Desarrolló una explicación pastoral de la frase de Jesús, "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida" y luego el encuentro del Señor Jesús y los dos discípulos del Bautista que se hicieron discípulos del Señor, Andrés y quien lo acompañaba. En ese marco exhortó a vivir el discipulado y tomando como ejemplo a la Santísima Virgen, paradigma de discípula y misionera, relacionó su viaje de evangelización y solidaridad a la sierra de Judá, donde su parienta Isabel, con la Nueva Evangelización y la caridad social. Extensamente desarrolló el sentido fundamental de recibir la reconciliación traída por el Señor Jesús Cristo, y la misión de llevarla al mundo, empleando citas del Papa en su primera visita a América Latina.

"Es necesario ser santos, pues en verdad sólo los santos cambiarán al mundo", señaló recordando un tema central en la espiritualidad sodálite que nutre al MVC. "Quien tiene rupturas en su interior, sembrará rupturas, como quien acepta la Reconciliación de Jesucristo y deja que su dinámica reconciliadora opere en él, se convierte en un agente de reconciliación, en un misionero del Señor, y comparte desde su experiencia de encuentro personal, como hizo Andrés, corriendo hacia su hermano Pedro y diciéndole 'Hemos encontrado al Mesías'", señaló.

Culminó el peregrinar y el encuentro en que se acogía el llamado a ser discípulos y misioneros con gran entusiasmo por lanzar renovadamente la Nueva Evangelización. Numerosos peregrinos emevecistas permanecieron en la ciudad de Aparecida para participar en la Santa Misa el Dies Domini en que se celebra a la Santísima Trinidad.

IV Jornada Emevecista celebra los 10 años del MVC Ecuador

Santiago de Guayaquil, 24 (NE - eclesiales.org) Se realizó el pasado fin de semana en la ciudad de Santiago de Guayaquil la IV Jornada Emevecista de Ecuador. Más de mil miembros de las diversas asociaciones del Movimiento de Vida Cristiana participaron en esta importante cita que tuvo como lema "Id por todo el mundo y anunciad el Evangelio" (Mc 16,15). En esta ocasión un motivo adicional alentó la entusiasta reunión de los miembros de esa gran familia espiritual: la celebración de los 10 años de la presencia del MVC en tierras ecuatorianas.

El encuentro fue una instancia que pudo reunir, entre otras asociaciones, a señoras de los grupos de "Betania", parejas de "Nazaret", señores de "Emaús", además de centenares de chicos y chicas miembros de las "Agrupaciones Marianas", así como los diversos miembros de los servicios del MVC, los cuales marcaron el tono de gran entusiasmo y alegría del evento.

En la noche del día sábado se dio lectura a un mensaje enviado para la ocasión por D. Luis Fernando Figari, Fundador del Movimiento de Vida Cristiana. En su mensaje, que fue acogido con gran alegría por parte de todos los presentes, el Fundador del MVC alentó a anunciar al Señor Jesús "como quien se han encontrado con Él". Asimismo invitó a ser "evangelizadores permanentemente evangelizados, sean comprometidos artesanos de la reconciliación, aspirando en sus vidas y sus obras a estar permanentemente reconciliados". Luego del mensaje del Fundador, un emotivo video hizo recuento de los diez fecundos años de historia de esta fundación del Movimiento de Vida Cristiana.

Los tres días fueron espacios de reflexión, formación, oración y comunión donde los emevecistas se vieron renovados en su misión evangelizadora en la Iglesia. El evento culminó el Domingo con la celebración de la Eucaristía.

Santo Padre Benedicto XVI invita a personalidades latinoamericanas a participar en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Aparecida

Roma, 11 (NE-eclesiales.org) El Papa Benedicto XVI invitó a 80 personalidades de la Iglesia en América Latina a participar en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano que tendrá lugar en el Santuario de Aparecida, en Brasil, del 13 al 31 de mayo de este año. La nómina oficial ha sido difundida por el diario L’Osservatore Romano.

Participarán en la Conferencia cerca de 95 Obispos que han sido elegidos como delegados por las Conferencias Episcopales de América Latina y el Caribe, sobre un cupo numérico por país. A ellos se suman los Cardenales latinoamericanos y los Presidentes de todas las Conferencias Episcopales de América Latina.

El Papa ha nombrado como participantes a varios jefes de Dicasterios como el Cardenal W. J. Levada, Prefecto de Doctrina de la Fe, el Cardenal Franc Rodé, Prefecto de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, el Cardenal Claudio Hummes, Prefecto de Clero, el Cardenal Alfonso López Trujillo, Presidente de Familia, el Arzobispo Stanislaw Rylko, Presidente de Laicos, el Cardenal Javier Lozano Barragán, Presidente de Salud, así como otros prelados, haciendo un total de 16, entre quienes están también el Cardenal Darío Castrillón y el Cardenal Jorge Medina, ambos prefectos eméritos.

De acuerdo al Reglamento que regirá la V Conferencia, además de otros miembros de la directiva del CELAM, participan en la Conferencia General los Presidentes de las Conferencias Episcopales de Estados Unidos, Canadá, España y Portugal. Igualmente forma parte de la V Conferencia el Secretario General del Sínodo de los Obispos, el Arzobispo Nikola Eterovic.

Además, en esta ocasión, el Santo Padre Benedicto XVI ha nombrado para participar en Aparecida a representantes de cinco movimientos eclesiales que tienen importancia en América Latina. Entre ellos el Camino Neocatecumenal, con el padre José María Folqué, radicado en Brasil; la Familia de Schöesnstat, con Luis Jensen y señora; Comunión y Liberación, con el Obispo Filippo Santoro, de Petropolis, y a dos fundadores: Luis Fernando Figari, Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana y fundador del Movimiento de Vida Cristiana, así como Moysés de Azevedo, de la Comunidad Católica Shalom, la que recientemente ha sido reconocida como Asociación Internacional de Fieles por el Vaticano.

Igualmente dentro de las ternas propuestas por las Conferencias Episcopales nacionales han sido seleccionados 24 sacerdotes, 4 diáconos permanentes, 16 laicos y16 consagrados y consagradas. Además de cinco superiores mayores, asistirán también cuatro representantes de religiosos.

Han sido designados quince peritos para participar también en la Conferencia de Aparecida. Entre ellos están el p. Mariano Fazio (argentino), Guzmán Carriquiry (uruguayo), Pedro Morandé (chileno), el Obispo Santiago Silva (chileno), el Obispo Joao Carlos Petrini (brasileño), el p. Javier García (mexicano), Guillermo León Escobar (colombiano).

También, según señala el Reglamento de la Conferencia, participan como invitados los representantes de los Organismos eclesiales nacionales de ayuda a América Latina, entre otros.

Junto a los Obispos que han sido nominados por sus respectivas conferencias como delegados y a todos los demás participantes, han sido invitados en calidad de observadores ocho representantes de algunas Iglesias de la ortodoxia y de comunidades eclesiales cristianas no católicas.

Con anterioridad el Santo Padre ya ha nombrado a los tres copresidentes de la V Conferencia. El Cardenal Giovanni Battista Re, Prefecto de la Congregación para los Obispos y Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina; el Cardenal Javier Errázuriz Ossa, Arzobispo de Santiago de Chile, Presidente del CELAM; y el Cardenal Geraldo Majella Agnelo, Arzobispo de San Salvador de Bahía, Presidente de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil. Como
Secretarios Generales de la Conferencia, han sido nombrados Mons. Andrés Stanovnik, O.F.M., Obispo de Reconquista, Secretario General del CELAM y Mons. Odilo Pedro Scherer, Arzobispo de São Paolo, Secretario de la Conferencia Episcopal de Brasil.

Como ha venido ocurriendo en las 3 Conferencias Generales anteriores (1968, 1979, 1992), el Sumo Pontífice asistirá a la Conferencia General para inaugurarla. El Papa Benedicto XVI el 13 de mayo presidirá la Santa Misa en la amplia explanada del Santuario y pronunciará un Discurso Inaugural con ocasión de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Aparecida.

Con intensa Misa presidida por el Cardenal Cipriani concluyó III Asamblea General del Sodalicio de Vida Cristiana

Lima, 11 (NE - eclesiales.org) Con una Eucaristía presidida por el Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, concluyó ayer Domingo la III Asamblea General del Sodalitium Christianae Vitae. La intensa celebración Eucarística constituyó el acto final de las labores de esta Asamblea. La capilla del Centro Pastoral Santa María de la Evangelización estuvo colmada de integrantes de esta Sociedad de Vida Apostólica de Derecho Pontificio, entre ellos el fundador D. Luis Fernando Figari.

En su profunda homilía el Cardenal Primado del Perú alentó a los miembros de esta Sociedad, nacida hace 35 años en la ciudad de Lima, a continuar laborando en el anuncio del Evangelio. Asimismo destacó el Cardenal Cipriani la piedad filial mariana de los sodálites, y su devoción a Nuestra Señora de la Reconciliación, e invitó a recibir con humildad las numerosas bendiciones que Dios ha derramado sobre el Sodalitium en estos tiempos. "Que Dios los siga bendiciendo con frutos de santidad, con fidelidad, al servicio de la Iglesia", expresó.

La III Asamblea General se inició el pasado 3 de diciembre en la ciudad de Lima, bajo el tema "Una mirada a nuestra vida y acción". Con ocasión del importante encuentro el Papa Benedicto XVI envió su saludo y Bendición Apostólica a los miembros del Sodalicio, invitándolos a "dar cada día mayor vigor al compromiso de cooperar en la construcción de un mundo más justo, reconciliado y solidario, de fomentar la apertura de la cultura a los valores evangélicos y de transmitir la alegría de la Buena Nueva especialmente a las nuevas generaciones, promoviendo así el llamado a la santidad de todos los bautizados".

Uno de los momentos más importantes de la Asamblea General fue la celebración Eucarística del 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, donde se celebró asimismo el 35 aniversario de la fundación del Sodalitium. Con esta ocasión el Papa Benedicto XVI concedió una especial indulgencia plenaria de la que se beneficiaron decenas de millares de personas que participaron en diversos lugares del mundo en las celebraciones Eucarísticas conmemorando el aniversario. En la Arquidiócesis de Lima se realizaron varias conmemoraciones. La celebración principal, a la que asistieron más de tres mil personas, fue presidida por el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, Arzobispo de Santo Domingo y Primado de América, quien más adelante, en calidad de invitado ofreció una importante conferencia ante los miembros de la Asamblea General, titulada "Desafíos y esperanzas en la evangelización".

Con gran júbilo Familia Sodálite en cinco continentes celebró 35 aniversario de la fundación del Sodalitium

Celebracion del 35 aniversario del SodalitiumLima, 9 (NE - eclesiales.org) Miembros de la Familia Sodálite en los cinco continentes celebraron con gran alegría el día de ayer, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, el 35 aniversario de la fundación del Sodalitium Christianae Vitae. Decenas de millares de personas en diversos lugares del mundo se beneficiaron asimismo con la especial Indulgencia Plenaria que el Papa Benedicto XVI concedió a las personas que participaron en las celebraciones Eucarísticas conmemorando el aniversario de fundación del Sodalicio.

En la Arquidiócesis de Lima, donde nació esta Sociedad de Vida Apostólica aprobada por el Papa Juan Pablo II en 1997, se realizaron diversas conmemoraciones, todas con gran asistencia. La celebración central se realizó en la iglesia Nuestra Señora de la Reconciliación, presidida por el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, Arzobispo de Santo Domingo y Primado de América. Concelebraron el Nuncio Apostólico, Mons. Rino Passigato, junto a numerosos sacerdotes del Sodalicio y diocesanos. La amplia iglesia se vio completamente sobrepasada por bastante más de 3,000 asistentes, una buena parte de los cuales tuvieron que seguir la celebración desde afuera puesto que el interior de la iglesia se vio completamente colmado. El momento de la Comunión dada por unos 10 sacerdotes duró cerca de media hora por la enorme cantidad de gente que se acercó a la Eucaristía. Durante toda la celebración los cantos y oraciones resonaron con gran entusiasmo, manifestando el júbilo y fervor de los presentes quienes expresaron así su acción de gracias por las numerosas bendiciones derramadas por Dios sobre esta familia espiritual en los 35 años de su peregrinar.

Card. Nicolás de Jesús López RodríguezEn su homilía el Card. López Rodríguez manifestó su saludo al Fundador y Superior General del Sodalitium, D. Luis Fernando Figari, así como a los asambleistas que están participando durante estos días en la III Asamblea General Ordinaria de esta sociedad, así como a los integrantes de las diversas asociaciones que conforman la Familia Sodálite. El Purpurado ofreció unas hermosas reflexiones en torno a la Inmaculada Concepción, recordando que "en María descubrimos como terminada la misma obra que Dios ha empezado en cada uno de nosotros. En Ella vemos el resultado victorioso de lo que acontece cuando una persona consiente que Dios intervenga en su propia vida y hasta dónde puede llegar la acción de Dios que siempre está llamando a nuestra puerta para estar con nosotros, como lo estuvo con ella y para llenarnos de gracias como la llenó a Ella". Asimismo, recordó el llamado universal a la santidad, destacando que "el don primero y más necesario para la santidad es el Amor con que amamos a Dios sobre todas las cosas y al prójimo por amor de Dios".

Más adelante el Primado de América destacó "la filial devoción a María del Sodalitium" expresada "en una particular adhesión a la advocación de Nuestra Señora de la Reconciliación, cuya bella imagen nos preside". "Se puede decir con toda propiedad -agregó- que el Sodalitium nació en los brazos maternales de Nuestra Señora de la Reconciliación y Ella se ha encargado de acunar tiernamente su obra, protegerla, cubrirla con su manto y acompañarla en todo momento".

"Por eso nos sentimos hoy tan regocijados y nuestra Eucaristía quiere ser más que nunca auténtica acción de gracias al Señor por los 35 años de esta bendita y providencial fundación, por Luis Fernando, que fuera acompañado ya en los principios por el recordado Germán, el actual Arzobispo de Piura, Mons. José Antonio Eguren, el P. Jaime Baertl y el resto del grupo de jóvenes conocido como 'núcleo fundacional', por sus múltiples obras, por el crecimiento y la expansión a los cinco Continentes de la Familia Sodálite".

"También es necesario -afirmó el Card. López Rodríguez al concluir- ofrecer esta Eucaristía por los integrantes de la Asamblea General para que sean dóciles a las mociones y sugerencias del Espíritu, y escruten con fidelidad los 'signos de los tiempos', como decía tan acertadamente el Beato Juan XXIII".

La Santa Misa concluyó con un homenaje a la Santísima Virgen, mientras los millares de personas presentes entonaban el "Salve Regina".

En la ciudad de Lima se celebraron varias otras misas conmemorativas de los 35 años del Sodalitium, en las que los numerosos integrantes de la Familia Sodálite expresaron su espíritu mariano y su gratitud a Dios. En otras diversas circunscripciones eclesiales en todo el mundo, en las que se encuentra la Familia Sodálite, se celebró también el aniversario de fundación. Muchos millares de personas expresaron su alegría por la indulgencia plenaria y se beneficiaron de la especial concesión del Santo Padre al Sodalicio con ocasión de su 35 aniversario.

El Sodalitium Christianae Vitae fue fundado en la ciudad de Lima un 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción. Hoy su familia espiritual, conocida como Familia Sodálite, incluye al Movimiento de Vida Cristiana, la Fraternidad Mariana de la Reconciliación, las Siervas del Plan de Dios, la Asociación de María Inmaculada, y la Hermandad de Nuestra Señora de la Reconciliación, instituciones de la Iglesia fundadas por L.F. Figari, así como millares de personas que a título individual se sienten identificadas con esta espiritualidad surgida de las fuentes del Concilio Vaticano II y de cara al tercer milenio de la fe. En julio de 1997 el Sodalicio de Vida Cristiana recibió la aprobación del Papa Juan Pablo II, convirtiéndose así en una congregación de la Iglesia de Derecho Pontificio.

Papa Benedicto XVI concede Indulgencia Plenaria con ocasión del 35 aniversario del Sodalicio de Vida Cristiana

Roma, 7 (NE - eclesiales.org) Con ocasión de cumplirse el 35 aniversario de la fundación del Sodalicio de Vida Cristiana, el Papa Benedicto XVI ha concedido una especial Indulgencia Plenaria a los miembros del Sodalicio y a cuantos conmemoren dicho aniversario en las Misas a celebrarse el 8 de diciembre de 2006, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, en iglesias u oratorios de dicha Sociedad de Vida Apostólica de Derecho Pontificio. El Sodalitium Christianae Vitae fue fundado en Lima, en 1971, por Luis Fernando Figari. Todos los fieles de la Iglesia Católica que participen devotamente en la celebración conmemorativa de los 35 años de la fundación del Sodalicio de Vida Cristiana, el 8 de diciembre de 2006, en cualquier iglesia u oratorio del Sodalitium Christianae Vitae, pueden obtener la Indulgencia Plenaria si cumplen con las intenciones usuales.